Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un alto cargo del PSUV espera que el TSJ se pronuncie contra el revocatorio a Maduro

El alto cargo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Freddy Bernal ha expresado este domingo su deseo de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se pronuncie contra la celebración del referéndum revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro.
Así, ha destacado que la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) "tiene 10.000 denuncias en los tribunales del país", recalcando que espera que el TSJ "declare el fraude de la oposición".
"Con eso no habría referendo en 2016 ni en 2017 y no porque no queremos. Ellos mataron el revocatorio con un procedimiento fraudulento", ha asegurado, tal y como ha recogido el diario local 'El Universal'.
Bernal ha acusado además a la MUD de contar con "planes golpistas" y de participar en una operación dirigida desde Estados Unidos "para apretar la guerra económica contra Venezuela desde el extranjero".
"No sería extraño que atentaran contra Maduro", ha advertido, al tiempo que ha manifestado que "el pueblo de Venezuela no está de acuerdo con la violencia".
EL REVOCATORIO
El pasado 1 de agosto el CNE anunció, después de varios meses de espera, que, de las 400.000 firmas entregadas por la MUD para activar el revocatorio, el 98 por ciento son válidas, --frente a las 200.000 necesarias--, por lo que dio por concluida la primera etapa.
El organismo afirmó el miércoles que la fecha en la que se celebrará la siguiente fase de recogida de firmas para activar el referéndum será entre los días 26 y 28 de octubre.
En ella, la MUD debe recabar las firmas y huellas dactilares del 20 por ciento de los votantes registrados --unos cuatro millones de venezolanos-- en el plazo máximo de tres días.
Transcurrido el plazo de tres días, el CNE tiene otros 15 para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hizo en 2004 con el referéndum revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el revocatorio en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.
La MUD exige acelerar el proceso porque si el referéndum se convoca después del 10 de enero de 2017, aunque Maduro sea cesado en las urnas no habrá elecciones anticipadas, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, gobernará hasta 2019.