Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB modera su caída hasta el 0,1% en el segundo trimestre

El PIB modera su caída hasta el 0,1% en el segundo trimestreEFE

La economía española moderó su contracción durante el segundo trimestre del año, al registrar un descenso del 0,1% en tasa intertrimestral, al tiempo que desaceleró tres décimas su caída interanual, hasta el 1,7%, según el avance de datos de Contabilidad Nacional Trimestral publicado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El dato trimestral avanzado por el INE (-0,1%) coincide con las estimaciones del Banco de España, que en su último boletín económico, publicado hace justo una semana, había previsto un descenso del PIB del 0,1% en el segundo trimestre. Ahora bien, la tasa interanual del -1,7% avanzada por Estadística mejora en una décima lo previsto por la institución que preside Luis María Linde, que había anticipado una caída del 1,8%.
El Gobierno también esperaba que el recorte trimestral del PIB fuera menos intenso entre abril y junio de lo que lo fue en el trimestre precedente y daba por buena la estimación que realizó el Banco de España en su boletín.
La contracción trimestral del 0,1% experimentada en el segundo trimestre avanzada por el INE mejora en cuatro décimas el dato del primer trimestre del año, cuando el PIB bajó un 0,5%. Con la cifra del segundo trimestre, la economía española acumula ocho trimestres de crecimiento negativo, mientras que, en tasa interanual, el PIB suma siete trimestres de retrocesos.
Por su parte, la caída interanual del PIB en el segundo trimestre es tres décimas inferior a la registrada en el primer trimestre, cuando la economía retrocedió un 2%. El INE ha explicado que esta desaceleración en el retroceso del PIB es consecuencia de una aportación negativa de la demanda nacional, que se vio compensada "parcialmente" por una contribución positiva del sector exterior.
El Ejecutivo espera que las primeras tasas positivas del PIB lleguen en el último trimestre de este año, con lo que España saldría técnicamente de la recesión después de dos años.
BANCO DE ESPAÑA: "FORTALEZA" DE LA DEMANDA EXTERIOR
Los datos del INE son aún provisionales y se conocerán a nivel desagregado el próximo 29 de agosto. De momento, el Banco de España, en su último boletín, confirmaba que la economía española moderó "significativamente" su contracción entre abril y junio por segundo trimestre consecutivo.
En su boletín económico de los meses de julio y agosto, la autoridad monetaria atribuía la desaceleración en la caída del PIB a la "fortaleza" de la demanda exterior neta, que, según sus cálculos, aportó 0,4 puntos al crecimiento del PIB (tres décimas más), sustentada en el repunte de las exportaciones, propiciado a su vez por un mayor dinamismo de los mercados mundiales tras la ralentización de los meses iniciales del ejercicio.
Por su parte, el Banco de España estima que la demanda interna "suavizó muy ligeramente" su contracción en el segundo trimestre, con una caída del 0,6%, una décima menos que en el trimestre anterior, en un entorno en que el gasto de familias y empresas habría seguido acusando los efectos contractivos de las condiciones financieras adversas, el desendeudamiento y la consolidación presupuestaria, así como la incertidumbre sobre la evolución de la economía que afecta a las decisiones de consumo e inversión.
En este contexto de cierta mejoría, el Banco de España destacaba que la mejora de los indicadores coyunturales que se ha apreciado recientemente apunta hacia una evolución de corto plazo "algo más favorable" que la proyectada hace unos meses, si bien advierte de que la persistencia de los anteriores efectos sobre el gasto de los agentes sugiere que las perspectivas de medio plazo para la economía española "no han cambiado sustancialmente".
Así, afirmaba que el consumo de los hogares prolongó su tónica de debilidad en el segundo trimestre del año y estimaba que habría experimentado una descenso intertrimestral del 0,4% en este periodo, en línea con el registrado en el primer trimestre.
Por el lado de la inversión, la de bienes de equipo habría experimentando en el segundo trimestre una "cierta suavización" del ritmo de descenso interanual y, en términos intertrimestrales, habría crecido un 0,3%, mientras que la inversión en construcción no residencial se habría reducido nuevamente por el mayor impacto de los planes de austeridad sobre los proyectos de obra civil, según la autoridad monetaria.