Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE logra un acuerdo para reformar la PAC

Los 27 ministros de Agricultura de la Unión Europea han llegado hoy a un principio de acuerdo para reformar la Política Agraria Común (PAC), después de dos años de duras negociaciones. No obstante, tendrá que ser validado esta tarde por la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo.

La Unión Europea ha logrado hoy un principio de acuerdo para reformar la Política Agraria Común (PAC), según han indicado fuentes involucradas en la negociación, si bien el pacto tendrá que ser validado esta tarde por la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo.
La Comisión europea, la Eurocámara y la presidencia irlandesa de la UE han concluido pasado el mediodía la última ronda de negociaciones, según ha informado el portavoz del Ejecutivo comunitario para asuntos agrícolas, Roger Waite.
Varios eurodiputados presentes en la negociación han anunciado el acuerdo a través de las redes sociales, aunque sin revelar detalles del mismo y advirtiendo de que lo pactado requiere aún el visto bueno en comisión europarlamentaria.
Los eurodiputados debatirán a primera hora de esta tarde y realizarán un voto simbólico. El acuerdo necesita formalmente el visto bueno del pleno de la Eurocámara y de los 27, lo que alargará la tramitación hasta el otoño.
Los ministros de Agricultura de la UE negociaron durante los últimos tres días en luxemburgo una revisión de su posición negociadora, con el objetivo de acercarse a las exigencias de la Eurocámara.
Entre sus líneas básicas figuraba limitar la convergencia interna al 60% de la ayuda media de una región, siempre condicionado a que su aplicación no implicase pérdidas mayores del 30% para ningún agricultor. España ha sido uno de los países más exigentes para flexibilizar al máximo esta 'tasa plana'.
La reforma contempla además entre sus principales novedades el llamado 'pago verde' o 'greening', por el que un 30% de las ayudas directas estarán condicionadas a esfuerzos medioambientales.