Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oettinger dice que se tomará "muy en serio" la ética del personal de la Comisión y rechaza "influencia" de lobbies

El comisario alemán Günther Oettinger, al que el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha pedido que asuma la cartera de Presupuesto y Recursos Humanos tras la salida de la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario, Kristalina Georgieva, ha prometido que se tomará "muy en serio" la ética del personal de la Comisión y ha negado "influencia" de los lobbies por sus contactos con ellos cuando ostenteba su cartera anterior, de Economía y Sociedad Digitales.
"El escricto cumplimiento de las normas y estándares éticos aplicables, tanto a los miembros del Colegio como el personal, así como el seguimiento apropiado en caso de violación es vital a mi juicio", ha dicho el comisario en sus respuestas por escrito a los eurodiputados previo al intercambio que tendrá el próximo lunes 9 de enero con las comisiones de Presupuesto, Control Presupuetario y Asuntos Legales de la Euocámara.
Oettinger, que se encargará de supervisar el cumplimiento del Código de Conducta de la Comisión en su nueva función, ha dejado claro que ello es "crucial no sólo para garantizar que la Comisión, como Administración pública, sirve al interés público de forma imparcial y leal, con plena integridad, sino también para garantizar a los ciudadanos que el trabajo de las instituciones sirve al interés público general".
"En estos tiempos especialmente desfiantes, la confianza de los ciudadanos europeos es más importante que nunca. Por todos estos motivos, la ética es algo que trataré como un asunto serio", ha prometido.
El comisario ha defendido que "la Comisión cuenta con normas fuertes, que han sido refrozadas todavía más recietemente" aunque el Ejecutivo comunitario "siempre busca mejorar el marco existente y servir como modelo" y ha incidido en la necesidad de aplicar de la mejor manera "todos los requisitos éticos", incluido con acciones regulares de concienciación y formación.
"Debemos continuar reforzando de manera acorde nuestra oferta de formación, analizar hasta qué punto necesitamos revisar nuestras directrices exisgentes o emitir nuevas directrices sobre asuntos étnicos de importancia", ha explicado.
"El presidente Juncker me ha pedido suceder a la vicepresidenta Georgieva. Pondré toda mi experiencia y dedicación para cumplir con estas nuevas e importantes responsabilidades", ha asegurado en sus respuestas escritas a los eurodiputados, algunos de los cuáles han cuestionado su idoneidad para el cargo.
Oettinger ha prometido que apoyará los esfuerzos de Juncker para "mejorar la gestión de la ética y la integridad en la Comisión" y reforzar el Código de Conducta propuesto por el exprimer ministro luxemburgués para ampliar el periodo que impide al presidente de la Comisión y al resto de comisarios volver a la empresa privada y someter a verificación anual la declaración de intereses de los comisarios, incluidos sus intereses financieros.
Juncker propuso a finales de año ampliar de 18 meses a tres años el periodo que un expresidente de la institución y a 24 meses en el caso de los comisarios que deberán pasar "en la nevera" antes de aceptar otro puesto que pueda plantear incompatibilidades con las responsabilidades que deja en Bruselas, una medida pensada para calmar la polémica por el fichaje de José Manuel Durao Barroso por Goldman Sachs.
En otra de sus respuestas, Oettinger ha defendido que el número de reuniones que ha mantenido con representantes de empresas o grupos lobistas en su función anterior "de ninguna manera implican un nivel de influencia particular en el proceso de toma de decisión de la Comisión" porque ejerce sus funciones "con plena independencia y en el interés general de la Unión". "El proceso de toma de decisión debe ser transparente y permitir una supervisión adecuada", ha dicho.
INCIDENTE EN JET PRIVADO
Respecto al polémico incidente después de que el comisario utilizó un jet privado del lobista Klaus Mangold para viajar desde Bruselas a Budapest para participar en una conferencia sobre coches sin conductor que contribuyó a organizar el lobista según el Gobierno húngaro, Oettinger ha justificado no haberlo hecho público porque no era una reunión como tal, dado que ni él ni Mangold la pidieron y "las autoridades húngaras organizaron la facilidad de transporte". "Yo no tuve ninguna elección por tanto en los compañeros de viaje", ha remachado.
Oettinger ha recordado que la Comisión considera que las reuniones con lobistas son aquellos encuentros bilaterales "organizados a iniciativa de una organización o individuo autoempleado o un miembro de la Comisión y/o un miembro de su gabinete para discutir cuestiones relacionadas con la elaboración de políticas y su aplicación en la Unión".
Los eurodiputados le preguntaron por el polémico incidente y le instaron a aclarar cómo pensaba garantizar un acceso "equilibrado" para diferentes actores en su nueva posición teniendo en cuenta que mantuvo más de 279 reuniones con representantes de empresas de un total de 336 reuniones con lobbies desde diciembre de 2014 y menos del 10% de sus reuniones fueron con ONG.
"En mi nueva posición, tengo intención de interactuar con un amplio abanico de intereses y escuchar las preocupaciones expresadas de todos los ámbitos de la sociedad y la economía. Estaré abierto a reunirme con organizaciones y ONG en función de mi disponibilidad y la relevancia de la reunión prevista", ha dicho, insistiendo en que anteriormente "las ONG no han pedido reuniones de forma comparable" a las que le solicitaron asociaciones y empresas.
COMENTARIOS OFENSIVOS
También se ha vuelto a excusar por sus polémicos comentarios que hizo en un discurso en Hamburgo en octubre contra el matrimonio homosexual, las mujeres y los "ojos rasgados" de los chinos.
"Lamento mucho que palabras que utilicé en mi discurso pueden haber hecho daño a la gente. Esta no fue mi intención", ha reiterado en otra respuesta, si bien ha reconocido que no envió una disculpa formal por escrito a la Embajada china aunque ha dejado claro que "las negociaciones con China no se han visto afectados" por sus comentarios.
Oettinger ha defendido su "firme creencia de que la diversidad es una fortaleza y un valor central en el corazón del proyecto europeo", ha prometido cumplir el objetivo de que las mujeres ocupen el 40% de los puestos de gestión en la Comisión en 2019 y también ha dejado claro que "el odio homófobo o transfóbico debe ser condenado y combatido con firmeza".
Los coordinadores de las tres comisiones de la Eurocámara se reunirán a puerta cerrada tras la sesión de preguntas a Oettinger el lunes y remitirán una carta con su evaluación a la Conferencia de Presidentes, que reúne al Presidente de la Eurocámara y los líderes de grupo, que estudiarán la propuesta de su nueva cartera el 12 de enero.
"El presidente Juncker ha confiado al comisario Oettinger la cartera de Presupuesto y Recursos Humanos desde el 1 de enero", ha recalcado en rueda de prensa su portavoz, Margaritis Schinas, que ha insistido en que ello es "un procedimiento institucional normal" que debe tener lugar "con calma y serenidad".