Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama conmuta la sentencia del independentista puertorriqueño Óscar López Rivera tras 35 años en prisión

El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, ha conmutado la sentencia del independentista puertorriqueño Óscar López Rivera, encarcelado en una prisión del estado de Indiana desde hace 35 años, junto a las de otros 208 presos.
López Rivera ha asegurado que una vez que abandone la prisión viajará hasta Chicago (Illinois), estado al que llegó con 14 años y donde se encuentra su familia, pero después de eso regresará a vivir a su pueblo natal, San Sebastián del Pepino, en Puerto Rico.
"Soy pepiniano y quiero disfrutar de Puerto Rico y de mi familia", ha indicado López Rivera en declaraciones al diario puertorriqueño 'El Nuevo Día'. No obstante, ha recordado que le gusta trabajar y que quiere compartir sus "destrezas" --entre las que ha destacado "ayudar a los jóvenes"-- con el resto de la gente.
La orden de liberación del boricua, cuyo número de prisionero es 87651-024, tendrá efecto el próximo 17 de mayo, según información de la Casa Blanca recogida por el diario puertorriqueño.
López Rivera, que acaba de cumplir 74 años, está acusado de formar parte, a finales de la década de 1970, de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), organización responsable de actos de sabotaje en varias ciudades de Estados Unidos en reclamo por la independencia de Puerto Rico.
Considerado en su isla natal un "prisionero político", fue condenado en 1981 a 55 años de cárcel, a los que se sumaron 15 años más en 1987 por intento de fuga.
La conmutación de López Rivera se enmarca en una orden de Obama para dar a 273 presos "una segunda oportunidad". El presidente saliente ha conmutado las penas de 209 reos --con lo que suman un total de 1.385 durante su Gobierno--, entre ellas la de Chelsea Manning, responsable de las primeras filtraciones a Wikileaks que estaba condenada a 35 años de cárcel, y ha indultado a otros 64 --212 en total--.
La Casa Blanca ha destacado que de esta forma estos reclusos "han aprendido que Estados Unidos es un país de perdón en el que el trabajo duro y el compromiso con la rehabilitación pueden llevar a una segunda oportunidad".
Con estas conmutaciones e indultos Obama pretende forzar al Congreso, de mayoría republicana, a reformar el sistema penitenciario de Estados Unidos para que sea "más justo y más eficaz".