Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama presentará una queja comercial contra China

Barack ObamaReuters

EEUU critica los subsidios estatales del Gobierno de Pekín a sus empresas automovilísticas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentará este lunes una queja comercial contra China por su desleal respaldo a la industria automovilística nacional, según ha informado este domingo a la agencia de noticias Reuters una fuente de la Casa Blanca.
La administración estadounidense presentará una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los subsidios estatales a las empresas automovilísticas chinas, al considerar que vulneran las reglas de la competencia leal.

Además, alegará que el gigante asiático está abusando de las leyes comerciales al imponer más de 3.000 millones de dólares (2.285 millones de euros) en impuestos a las exportaciones de la industria automovilística de Estados Unidos.

 "China debe jugar de acuerdo con las reglas del sistema de comercio global, y como no es así, la administración Obama adoptará medidas para que los negocios y los trabajadores estadounidenses jueguen en igualdad de condiciones", ha dicho la fuente.

 Obama realizará el anuncio durante la gira que emprenderá este lunes por el estado de Ohio, ubicado en el noreste del país norteamericano, donde la automoción genera 54.200 puestos de trabajo directos y hasta un 12,5 por ciento del empleo total.

   Ohio es uno de los estados clave para las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 6 de noviembre, por lo que se espera que Obama y el candidato republicano, Mitt Romney, escenifiquen allí su contienda electoral.
Romney ha acusado insistentemente a Obama de realizar importantes concesiones económicas y políticas a los países asiáticos, en concreto a China, atribuyendo a ello la pérdida de influencia de Estados Unidos en la región.

Por su parte, el equipo de campaña electoral de Obama ha recordado que Romney, durante su paso por el sector privado, propició la deslocalización de miles de puestos de trabajo estadounidenses hacia el continente asiático.