Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN defiende la necesidad de seguir desarrollando su escudo antimisiles tras última prueba de Irán

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha avisado este martes de que la última prueba balística realizada por Irán este domingo demuestra que la OTAN tiene que continuar desarrollando su sistema de defensa antimisiles.
El misil fue lanzado el domingo desde una base ya conocida situada en Semnan, a unos 225 kilómetros al este de Teherán. Se trata de un misil de alcance medio que cubrió una distancia de casi 1.000 kilómetros antes de estallar, según Estados Unidos. Los expertos están divididos sobre si este tipo de lanzamientos suponen un incumplimiento del acuerdo nuclear y las resoluciones de la ONU que prohíben a Irán realizar ensayos balísticos.
"Subraya que la OTAN tiene que continuar desarrollando su sistema de defensa contra misiles balísticos", ha dicho Stontenberg preguntado por la prueba iraní en una breve comparecencia ante la prensa al término de su encuentro con el presidente búlgaro, Rumen Radev.
Stoltenberg ha precisado que todavía están intentando "analizar la naturaleza" de la prueba y los "detalles" de cómo se ha desarrollado, pero ha justificado el sistema antimisiles que la OTAN está poniendo en marcha desde hace varios años. "Porque vemos que varios países, incluido Irán, están desarrollando distintos tipos de misiles balísticos y están probando y reforzando sus sistemas", ha recalcado.
Preguntado por la posibilidad de que la OTAN vuelva a buscar cooperar con Rusia en defensa antimisiles en el marco de un contexto de posible 'deshielo' tras la llegada del presidente estadounidense, Donald Trump, Stoltenberg ha se ha limitado a recordar que la OTAN ya ofreció "previamente" a Rusia trabajar "juntos" en defensa antimisiles pero Moscú lo rechazó.
En cualquier caso, ha insistido en que el escudo antimisiles aliado "no está dirigido contra Rusia" sino a atajar "las amenazas que vienen de fuera de la zona euroatlántica". "Es defensivo", ha recalcado, dejando claro que se trata de "proteger a Europa de las amenazas con misiles".
Stoltenberg tampoco ha querido valorar si Estados Unidos y la UE deberían rebajar las sanciones a Rusia y buscar una mayor cooperación. "No es una decisión de la OTAN pero las he apoyado", ha recordado el noruego, tras recordar que las sanciones son "parte de la respuesta de muchos países a las acciones agresivas de Rusia contra Ucrania", mientras que "la OTAN ha respondido aumentando su presencia militar en el este".
EL REFUERZO AL ESTE, TAMBIÉN BAJO LA ADMINISTRACIÓN DE TRUMP
Respecto a si la OTAN teme un impacto en el refuerzo de la presencia militar de Estados Unidos en el flanco este por el interés de la Administración de Trump de buscar un acercamiento con Rusia, el secretario general aliado ha reiterado que tanto el mandatario estadounidense como más recientemente el jefe del Pentágono, James Mattis, le han asegurado que "Estados Unidos seguirá comprometido con la OTAN".
"No es solo algo que dicen. Vemos que Estados Unidos está aumentando su presencia en Europa. Hay un fuerte apoyo bipartidista en el Congreso", ha incidido Stoltenberg, en alusión a la brigada comprometida por Estados Unidos con base en Polonia para reforzar su presencia militar en el este y más equipos y suministros preposicionados. "Es un compromiso político fuerte", ha dicho, recordando que el Congreso estadounidense ha cuadruplicado los fondos para costear el refuerzo de la presencia militar en Europa.
Stontenberg ha vuelto a dejar claro que el refuerzo militar en el flanco este pactado por la OTAN, que incluye el despliegue de cuatro batallones a los países bálticos y Polonia, es una respuesta "medida" y "defensiva" en respuesta a la agresión rusa en Ucrania. "No buscamos la confrontación con Rusia. No queremos una nueva Guerra Fría", ha asegurado.
Ha dejado claro que el refuerzo aliado "envía una señal clara de que estamos juntos, que todos los aliados están listos para defender el uno al otro" y la OTAN sigue persiguiendo el diálogo con Rusia, pero desde una posición de fuerza. "La nueva Administración de Estados Unidos también quiere el diálogo con Rusia pero se basa en la fuerza", ha remachado el noruego.
Los ministros de Defensa de la OTAN ultimarán en su reunión de mediados de febrero "un paquete de medidas" para reforzar la presencia militar en el Mar Negro por tierra, mar y aire. "Varios aliados ya han indicado que contribuirán a esta presencia", ha avanzado Stoltenberg.
"LA SEGURIDAD NO ES GRATIS"
El secretario general aliado ha vuelto a dejar claro que "la seguridad no es gratis" para apelar a los países a cumplir el objetivo de destinar el 2% del PIB a defensa, algo más importante todavía tras el cambio de Administración en Washington. "Tenemos que aumentar el gasto en defensa", ha recalcado.
"Cada uno de los países de la Alianza necesita seguir comprometido con el 2% porque esto es lo que garantizará nuestra seguridad", ha avisado el presidente búlgaro, que ha admitido que para Bulgaria "la OTAN sigue siendo una organización extremadamente importante" para la seguridad de los aliados.
También se ha mostrado de acuerdo en "profundizar el diálogo político con Rusia para evitar la confrontación, malentendidos y reducir los riesgos" y ha avisado de que atajar el terrorismo internacional y la amenaza del Estado Islámico no se podrá lograr "a menos que la OTAN y Rusia hagan esfuerzos comunes".