Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN avisa de que el intercambio de Inteligencia "se basa en la confianza" tras las filtraciones de EEUU

Los líderes aliados darán luz verde a la entrada de la OTAN en la coalición contra el Estado Islámico y crearán una célula para intercambiar Inteligencia sobre combatientes extranjeros
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha evitado pronunciarse sobre el malestar de Reino Unido por la filtración de varios datos por parte de Estados Unidos sobre la operación antiterrorista por el atentado en Mánchester pero ha avisado de que el intercambio de Inteligencia entre aliados "se basa en la confianza" y es "de gran importancia" para "todos" los estado miembro y la propia Alianza Atlántica.
"Compartir Inteligencia es de gran importancia. Se basa en la confianza", ha explicado en declaraciones a los medios Stoltenberg a su llegada a la cumbre de la OTAN, al ser preguntado por la nueva filtración de datos sensibles por parte de Estados Unidos relacionados con el atentado en Mánchester.
Stoltenberg no ha querido pronunciarse sobre la filtración "relacionada con el ataque en Mánchester". "Es una cuestión bilateral entre Reino Unido y Estados Unidos y no me compete comentar esto", ha insistido, dejando claro que no conoce "los detalles" de "lo que ha ocurrido".
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, trasladará a su homólogo estadounidense, Donald Trump, su preocupación por las filtraciones que se han producido a la prensa norteamericana sobre la investigación del atentado en Mánchester, durante la reunión que ambos mantendrán este jueves en Bruselas en el marco de la cumbre de la OTAN, según han revelado fuentes de Downing Street a los medios británicos.
La Policía británica ha dejado de compartir información sobre el atentado de Mánchester con Estados Unidos después de que se produjeran varias filtraciones a la prensa norteamericana que podrían haber perjudicado las investigaciones, según ha podido saber la BBC.
El secretario general de la OTAN ha insistido en que se ha compartido Inteligencia "de forma correcta" durante "muchos años" en la Alianza Atlántica. "Y ha sido de gran importancia para la Alianza y para todos los aliados", ha remachado, recordando que el intercambio de Inteligencia es un área en el que los aliados están "aumentando" sus esfuerzos a través de la nueva División de Inteligencia creada en la sede aliada.
"Acabamos de crear una nueva División de Inteligencia aquí en la sede para que podamos analizar, entender y compartir mejor Inteligencia", ha recordado Stoltenberg.
NUEVA CÉLULA
Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN darán luz verde además este jueves a la creación de "una nueva célula" de Inteligencia antiterrorista en la sede de la Alianza para "mejorar" el intercambio "incluido sobre los combatientes extranjeros" y al nombramiento de un coordinador para "supervisar" los esfuerzos de la OTAN en la lucha contra el terrorismo, elementos que figuran en el plan de acción que respaldarán para "reforzar las contribuciones de la OTAN" en la lucha antiterrorista, ha avanzado Stoltenberg.
También darán luz verde a la entrada de la OTAN en la coalición internacional que encabeza Estados Unidos contra el Estado Islámico en Siria e Irak, algo que "enviará un mensaje político fuerte del compromiso de la OTAN en la lucha contra el terrorismo y mejorará la coordinación en el seno de la coalición".
"Pero no significa que la OTAN se implicará en operaciones de combate", ha dejado claro Stoltenberg.
Los líderes aliados también aprobarán, en el marco del plan de acción, "ampliar el apoyo a la coalición con más horas de vuelo con el AWACS", su avión de alerta temprana desplegado en la zona desde finales de octubre, "más intercambio de información y "reabastecimiento en vuelo" para los aviones que participan en la coalición, ha precisado Stoltenberg.
También abordarán "el nivel de apoyo y el futuro" de la misión de entrenamiento, asistencia y asesoramiento de la OTAN en Afganistán, aunque el número "exacto" de soldados que mantendrán sobre el terreno más allá de 2017 no se decidirá hasta junio.
"No volveremos a una operación de combate", ha dejado claro Stoltenberg, que ha insistido en que "la mejor arma" que tiene la OTAN para combatir el terrorismo es entrenar a fuerzas locales para que ellas combatan el terrorismo.
También ha dejado claro que las actividades de entrenamiento de la OTAN de las fuerzas iraquíes no tienen una fecha "límite" para acabar y ha recordado que la Alianza sigue discutiendo con las autoridades libias cómo prestarles apoyo para ayudarles a poner en marcha un Ministerio de Defensa moderno, un Estado Mayor Conjunto y su servicio de inteligencia.
Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN también darán luz verde en la cumbre a la elaboración de planes de defensa nacionales "cada año" para dar cuenta de cómo "tienen intención de cumplir su promesa" pactada en la cumbre de Gales en 2014 de aumentar hasta el 2% del PIB el gasto en defensa en una década. "Esto no va solo de dinero, sino también de capacidades modernas y de contribuciones significativas a las misiones de la OTAN", ha recordado.