Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN acoge ceremonia de izado de la bandera de Montenegro para darle la bienvenida como miembro

La OTAN ha acogido este miércoles la ceremonia de izado de la bandera de Montenegro en su sede de Bruselas para dar la bienvenida al nuevo miembro a la organización de defensa euroatlántica.
Montenegro entró formalmente a la Alianza Atlántica el pasado lunes como su vigésimonoveno miembro en el marco de la ceremonia para depositar el instrumento de adhesión al Tratado de Washington en el Departamento de Estado.
"La adhesión de Montenegro es bueno para Montenegro, es bueno para la OTAN, es bueno para la estabilidad de los Balcanes occidentales y es bueno para la paz y la seguridad internacionales", ha dicho el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, "Hoy es un día histórico", ha asegurado.
Stoltenberg también ha dejado claro que "la adhesión de Montenegro envía una señal clara a otros países que buscan la adhesión" al dejarles claro que si hacen las reformas necesarias y prueban que "son capaces de contribuir" a la defensa colectiva y compartir las responsabilidades "entonces ellos también pueden entrar en la Alianza". "El hecho de que Montenegro se convierte en el miembro 29 de la OTAN demuestra que las puertas de la OTAN están abiertas", ha asegurado.
"La OTAN es una Alianza de democracias, unidas por un único objetivo: Apoyar y defender al otro", ha defendido en una rueda de prensa conjunta con el presidente montenegrino, Filip Vujanovic, previa a la ceremonia de izado de la bandera de Montenegro para darle la bienvenida "a la familia de la OTAN".
"Es un gran éxito y un acontecimiento histórico", ha agregado el presidente montenegrino, que ha celebrado que el país haya cumplido su "objetivo estratégico" de entrar en la OTAN diez años después de obtener su independencia de Serbia y que su entrada es "una prueba definitiva de que la política de puertas abiertas (de la Alianza) sigue viva".
"Con la adhesión a la OTAN nuestro futuro será estable, seguro y próspero", ha asegurado, al tiempo que ha prometido que Montenegro "será un miembro fiable de la OTAN".
"Cada nuevo miembro hace más fuerte a la OTAN y más eficaz, política y militarmente, lo que nos ayuda a adaptarnos a los desafíos cambiantes como el terrorismo y contribuye a la seguridad internacional en su conjunto", ha añadido Stoltenberg en la ceremonia de izado de la bandera posterior.
Montenegro saltó a primera línea de la actualidad con la difusión de las imágenes del presidente estadounidense, Donald Trump, empujando de muy malas maneras al primer ministro montenegrino, Dusko Markovic, para hacerse un sitio en primera fila momentos antes del inicio oficial de la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN.
Los Veintiocho aliados invitaron en diciembre de 2015 a Montenegro a entrar en el organismo de defensa euroatlántico pese al rechazo expreso de Rusia, que advirtió por carta a varios aliados que "dañará a las relaciones entre Rusia y la OTAN" y "hará más insegura Europa", según reconocieron a Europa Press fuentes aliadas.
Montenegro estaba integrado en la Yugoslavia comunista, pero tras su independencia de Serbia en 2006 fue invitado a sumarse al plan de acción de la adhesión a la OTAN en 2009.
Se trata de la primera ampliación de la OTAN desde 2009, cuando entraron Albania y Croacia. Georgia, Bosnia y Herzegovina y la Antigua República Yugoslava de Macedonia también aspiran a entrar en la Alianza.
La OTAN, que se creó en 1949 con doce miembros fundadores --Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Portugal, Reino Unido y Estados Unidos-- se ha ampliado en seis ocasiones hasta contar con los 28 miembros actuales.
España entró en 1986. Previamente entraron Turquía (1952), la Alemania occidental (1955) y en 1990 entró la Alemania del Este tras la reunificación del país.
La primera ampliación al este de Europa no llegó hasta 1999, cuando entraron República Checa, Hungría y Polonia. En 2004 entraron Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia.