Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU solo ha recibido el 37,6% de los fondos solicitados para atender las crisis humanitarias en el mundo

Cada año la ONU realiza un llamamiento de fondos a los donantes para atender las necesidades de millones de personas en todo el mundo víctimas de conflictos, desastres naturales y otras circunstancias. Para 2017, hizo un llamamiento inicial de 22.200 millones de dólares con los que atender a 92,8 millones de personas.
La cifra, que suele ser objeto de revisión al alza con el paso de los meses ante el incremento de las necesidades o la emergencia de nuevas crisis, alcanza ya los 23.200 millones, 1.000 millones más, a falta de cinco meses para terminar el año.
Sin embargo, pese a que el mundo se enfrenta a la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial en palabras del máximo responsable humanitario de la ONU, Stephen O'Brien, los donantes no están desembolsando los fondos necesarios.
A fecha del 28 de julio, según los datos del Servicio de Seguimiento Financiero (FTS), la ONU solo había recibido 8.700 millones de dólares, es decir, el 37,1 por ciento de los fondos solicitados, mientras que el 62,9 por ciento de sus peticiones siguen aún sin financiar. En general, la mayoría de los llamamientos, incluidos los de Siria o Yemen, han recibido menos de la mitad de los fondos solicitados.
SIRIA
Así para Siria, la ONU ha hecho dos llamamientos: uno para los afectados por el conflicto dentro del país por valor de más de 3.400 millones de dólares y otro para atender a los refugiados sirios en la región, por 5.575 millones. El primero ha recabado ya el 33,3 por ciento de la cantidad mientras que el segundo ha sido financiado al 41,3 por ciento.
Actualmente, en el país hay 13,5 millones de personas necesitadas de asistencia humanitarias y 6,9 millones en situación de inseguridad alimentaria. Además, el conflicto ha desplazado a más de la mitad de la población, con 6,3 millones de desplazados internos y 4,8 millones han buscado refugio principalmente en los países vecinos.
YEMEN
Yemen es actualmente la mayor crisis humanitaria mundial, según la ONU. En total, la organización ha solicitado algo más de 2.000 millones de dólares, de los que se han recibido por ahora el 43,5 por ciento. Desde principios de año, el número de personas necesitadas de ayuda humanitaria en el país ha aumentado en dos millones hasta llegar a 20,7, mientras que 9,8 millones necesitan urgentemente ayuda.
Tras más de dos años de conflicto y en medio de una grave crisis alimentaria, el país se está viendo azotado desde el pasado abril por un grave brote de cólera, que deja ya más de 4.000 casos y más de 1.900 muertos.
SUDÁN DEL SUR
Para Sudán del Sur, inmerso en una guerra civil desde diciembre de 2013, la ONU ha pedido para 2017 más de 1.500 millones de dólares, de los que hasta la fecha ha recibido el 54,4 por ciento. Este hecho se explica porque el pasado febrero se declaró en dos condados del país la hambruna.
La rápida respuesta internacional, según la ONU, permitió que en junio se diera por concluida la situación de hambruna. No obstante, en el país hay 6 millones de personas en inseguridad alimentaria. Además, Sudán del Sur se ha convertido en la mayor crisis de refugiados de África, con casi 2 millones, la mitad de ellos en Uganda.
SOMALIA
En el caso de Somalia, la ONU solicitó para 2017 más de 1.500 millones, de los que ha recibido el 40,6 por ciento. La situación en el país, inmerso en un conflicto con el grupo islamista Al Shabaab, se ha visto agravada en el último año por una grave sequía que ha empujado a 766.000 somalíes a abandonar sus hogares desde noviembre de 2016.
Actualmente, hay 6,7 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria y unos 3,2 millones en inseguridad alimentaria. La ONU ha advertido de que existe riesgo de hambruna dado que la estación de lluvias ha sido menos intensa de los previsto y ha alertado del incremento del número de casos de cólera en el país.
NIGERIA
La insurgencia que comenzó en 2009 en el noreste de Nigeria obra de Boko Haram se ha extendido a otros países de la cuenca del lago Chad, provocando una grave crisis humanitaria que afecta a unos once millones de personas, algunas de las cuales están en riesgo de hambruna.
Solo para Nigeria, la ONU solicitó 1.054 millones, de los que ha recibido el 43,3 por ciento. En cuanto al resto de países afectados --donde existen además otras necesidades que solo están motivadas por el conflicto, principalmente en Chad y Níger-- la situación es dispar. Para Chad se pidieron 588 millones y ha llegado el 24,7 por ciento; para Níger, 271 millones (62,8 por ciento) y para Camerún, 309 millones (28 por ciento).
Otras graves crisis que no han recibido la atención solicitada son: Irak (984 millones, 46,1%); Etiopía (948,6 millones, 28,3%); República Democrática del Congo (812,6 millones, 24,2%); Afganistán (550 millones, 30,8%), o República Centroafricana (497,3 millones, 23,9%).