Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU recalca la necesidad de lanzar un proceso de paz en Afganistán para estabilizar el país

El representante especial de Naciones Unidas para Afganistán, Tadamichi Yamamoto, ha hecho hincapié este miércoles en la necesidad de poner fin a la guerra para lograr el desarrollo y bienestar de la población.
Así, y tras destacar que el país ha logrado avances en los últimos 15 años --desde el fin del régimen de los talibán-- hacia la estabilidad y la autonomía, ha recalcado que "estos logros sólo se consolidarán si se pone fin a la violencia".
"La paz es una necesidad para Afganistán. Sin paz, los afganos seguirán sufriendo y el crecimiento y la prosperidad económica no se materializarán", ha manifestado.
En este sentido, ha lamentado que "los talibán no han demostrado aún un compromiso claro con el proceso de paz, pese a las muchas invitaciones del presidente (Ashraf) Ghani y la comunidad internacional para negociar".
Por otra parte, Yamamoto ha indicado que el incremento de los enfrentamientos en los últimos meses "demuestran que el conflicto es un ciclo sin fin de destrucción y sufrimiento".
Por ello, ha expresado su esperanza de que, con la llegada del invierno, los insurgentes "estén dispuestos a conversar con el gobierno afgano", recordando que los procesos de paz "suelen llevar meses o años".
Las fuerzas de seguridad afganas han sufrido un incremento en las bajas después de hacerse con el control de las operaciones en el país a principios de 2015, en parte debido al aumento de las operaciones de los talibán en el marco de su ofensiva de primavera, la operación 'Omari', bautizada así en homenaje al exlíder del grupo, el mulá Mohamed Omar.
Recientemente, el comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, John Nicholson, cifró en más de 900 los miembros de las fuerzas de seguridad muertos en julio combatiendo a los talibán.