Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU condena el ataque con cohetes disparados desde Yemen contra uno de sus edificios en Arabia Saudí

El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Ismail Uld Cheij Ahmed, ha condenado este lunes el ataque ejecutado durante la jornada contra un edificio de la ONU en la localidad saudí de Dahrhan al Janub.
Cohetes disparados desde Yemen han impactado durante la jornada en el edificio, sede del Comité de Coordinación y Desescalada para el conflicto en el país árabe.
"Es especialmente trágico que este ataque haya tenido lugar en un momento en el que pedimos que se restaure el alto el fuego", ha dicho Cheij Ahmed en su comunicado.
"El edificio atacado debe alojar al comité que supervisará el cese de hostilidades e informar sobre las violaciones", ha indicado, resaltando que "la ONU mantiene una presencia regular en el edificio, por lo que el incidente no es un signo de buena fe".
Por ello, ha pedido a los rebeldes huthis y al Congreso General del Pueblo --el partido del expresidente Alí Abdulá Salé-- que se comprometan a participar en los trabajos de este comité.
"Va en interés de ambas partes en conflicto comprometerse con el rápido reinicio de un alto el fuego duradero en los próximos días y semanas. La mejora de la situación de seguridad abrirá espacio para un diálogo renovado", ha remachado.
Arabia Saudí lidera la coalición árabe que apoya al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi --reconocido por la comunidad internacional-- en su lucha contra los huthis y las fuerzas leales a Salé.
EL CONFLICTO
La semana pasada, el coordinador humanitario de Naciones Unidas para Yemen, Jamie McGoldrick, cifró en 10.000 el número de civiles muertos a causa del conflicto en el país, agregando que otros 40.000 civiles han resultado heridos.
El conflicto entre el Gobierno de Hadi, apoyado por la coalición liderada por Arabia Saudí, y los huthis, que cuentan con el respaldo de Irán y junto a los que combaten las tropas leales a Salé, estalló hace casi dos años y ha causado estragos en el país más pobre del mundo árabe.
El conflicto ha destrozado la inmensa mayoría de las infraestructuras de Yemen, por lo que gran parte de la población se ha quedado sin medios de vida y sufre inseguridad alimentaria.
De acuerdo con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), más de 7,5 millones de niños en Yemen necesitan asistencia sanitaria urgente y alrededor de 370.000 se encuentran al borde de sufrir desnutrición severa.