Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU denuncia el "impacto devastador" en los niños del conflicto entre Israel y Hamás

Niños palestinos protestan por los ataques del ejército israelíReuters

La Comisión para los Derechos de la Infancia de Naciones Unidas ha denunciado que el conflicto entre Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) está teniendo un "impacto devastador" en los niños y que la última escalada de violencia tendrá "efectos psicológicos duraderos" en los pequeños. "Las consecuencias en la Franja de Gaza van desde el número de muertos y heridos hasta un profundo trauma y otros efectos psicológicos en los niños a ambos lados de la frontera. Estas vivencias les afectarán durante años, incluso como adultos", ha dicho la Comisión.

En concreto, se ha referido a la última crisis bilateral, que se desató el pasado 14 de noviembre, cuando Israel puso en marcha la operación 'Pilar de Defensa', según ha explicado, para defenderse de los proyectiles lanzados desde el territorio palestino.
En esta semana, 158 palestinos --103 civiles y 55 milicianos-- y seis israelíes --cuatro civiles y dos militares-- han fallecido a causa del intercambio de fuego, mientras que alrededor de un millar de personas han resultado heridas, la mayoría palestinos.
La Comisión ha especificado que del total de víctimas, al menos 26 niños palestinos han muerto y más de 400 han resultado heridos de gravedad, mientras que 14 niños israelíes han resultado heridos.
En relación a los supervivientes, ha indicado que "cientos de miles de niños palestinos e israelíes han vivido durante la última semana bajo el terror de las explosiones causadas por los ataques aéreos, por lo que muchos de ellos han manifestado síntomas de estrés".
Además, ha subrayado que, aunque hayan conseguido salir ilesos de los bombardeos, "muchos de ellos, sobre todo en la Franja de Gaza, han perdido a sus padres y a sus seres queridos, por lo que han quedado profundamente traumatizados".
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), por su parte, ha recordado que muchos niños gazacíes ahora tienen que dormir a bajas temperaturas porque sus casas han quedado destrozadas o totalmente derruidas, mientras que los niños israelíes viven con miedo a los bombardeos.
"La destrucción de casas y escuelas, así como de calles y de otras instalaciones públicas, afecta gravemente a los derechos fundamentales de los niños", ha dicho en este sentido la Comisión, según informa la organización internacional en un comunicado.
En este contexto, ha instado a las partes a cumplir sus obligaciones internacionales, recordando que "los bombardeos sobre áreas con una significativa presencia de niños es una grave violación de la Convención de Derechos del Niño y de su protocolo de desarrollo".