Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU condena las "graves violaciones" cometidas por el régimen de Al Assad

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha condenado firmemente este martes las "graves violaciones" contra la población civil que ha cometido el régimen de Bashar al Assad durante los más de cinco años de guerra civil en Siria.
"Este es un Estado gobernado por un médico y pese a ello se cree que ha gaseado a su propio pueblo; ha atacado hospitales y bombardeado barrios civiles con armamento explosivo indiscriminado; y mantiene a decenas de miles de detenidos en condiciones inhumanas", ha aseverado durante su intervención en el inicio de la 33 sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
"Las palabras no pueden describir lo profundamente que condeno esta situación", ha asegurado el responsable de la ONU, que ha lamentado que hasta la fecha Damasco no ha autorizado al personal de su oficina o a la comisión de investigación para Siria a entrar en el país desde que estalló el conflicto.
"El Gobierno, que es responsable de algunas de las más graves violaciones registradas en la historia de este Consejo, ha enviado regularmente notas verbales a mi oficina informando de abusos por parte de grupos armados", ha añadido Zeid, lamentando que por contra "no ofrece ninguna posibilidad de una investigación independiente" de lo que está ocurriendo en el país.
Las violaciones de los Derechos Humanos, ha subrayado en su intervención el Alto Comisionado, "no desaparecerán si un gobierno bloquea el acceso a los observadores internacionales y luego invierte en una campaña de relaciones públicas para compensar la publicidad no deseada".
"Al contrario, los esfuerzos para eludir o rechazar el escrutinio legítimo plantean una cuestión obvia: ¿qué es, precisamente, lo que nos estáis escondiendo?", ha afirmado.