Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU pide más fondos para 100.000 civiles de Alepo "altamente vulnerables"

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) ha reclamado más fondos a los donantes internacionales para ayudar a las 100.000 personas de Alepo cuya situación sigue siendo "altamente vulnerable", una vez concluida la batalla por esta ciudad siria.
"La ONU urge a los donantes a proporcionar inmediatamente ayuda a largo plazo para las cerca de 100.000 personas altamente vulnerables en Alepo, para que puedan seguir recibiendo asistencia vital", ha pedido la organización internacional.
"Los números y las historias no reflejan la magnitud del sufrimiento que soporta cada sirio en Alepo", ha señalado la OCHA. "La escala de la destrucción es masiva y las necesidades son enormes", por lo que se requiere una respuesta integral que combine la ayuda humanitaria inmediata y la reconstrucción, ha apuntado.
El primer reto es lograr acceder a todas las zonas de Alepo. Si bien la ONU tiene contacto directo o indirecto gracias a sus socios locales, ha urgido al Ejecutivo a autorizar su presencia en todos los puntos. "Estamos preparados para ayudar al Gobierno con asesoramiento técnico para la respuesta multisectorial", ha aseverado.
"Hay un trabajo colosal por delante para retirar las montañas de hormigón, hierro y otros escombros que han obstruido algunas partes de Alepo", para lo cual se necesitará maquinaria pesada que no está disponible en estos momentos.
Parte de estos escombros se han acumulado en infraestructuras civiles clave que han sufrido daños durante la ofensiva de las tropas 'assadistas', como las estaciones de bombeo, lo cual plantea problemas de salud pública, entre otras preocupaciones.
La ONU ha comenzado ya a trabajar en algunas localidades para retirar los escombros de varios barrios y de dos estaciones de bombeo. Unos 115 residentes locales se han sumado a los proyectos de rehabilitación, un modelo que será utilizado en otros lugares.
La OCHA ha llamado también la atención sobre el impacto del invierno en una ciudad arrasada. "Algunos desplazados han ido con familiares y amigos, sin embargo, miles siguen viviendo en edificios en construcción o en asentamientos informales", ha alertado.
"Los sirios no necesitan más que comida, agua, refugio, atención sanitaria y educación", ha indicado. Naciones Unidas y sus socios locales han comenzado a repartir ropa de invierno, sacos de dormir, mantas y kits de higiene. También han entregado raciones de comida suficientes para unas 119.500 personas durante un mes. Sin embargo, el acceso al agua y el combustible sigue siendo muy limitado.
Asimismo, la ONU ha instalado siete clínicas móviles, ha preposicionado unas 70 toneladas de suministros médicos que podrán cubrir unos 300.000 tratamientos y ha vacunado a 10.398 niños contra la polio para prevenir una epidemia, pero el objetivo es garantizar "una respuesta más rápida y eficaz a todo tipo de emergencias médicas".
Otra de las cuestiones que preocupa especialmente a la organización internacional es la situación de los niños, entre los que hay 64 no acompañados por ningún adulto. "Queremos dar a los niños una oportunidad a la esperanza reconstruyendo las instalaciones educativas" de Alepo, ha avanzado.
A la situación de los habitantes de Alepo se suman los 116.000 nuevos desplazados que han surgido tras el operativo humanitario puesto en marcha el mes pasado para evacuar la antigua zona rebelde y que se reparten entre otros lugares de la provincia de Alepo (80.158) e Idlib (36.086), según datos de la ONU.
"El cambio en la vida de las familias sirias (...) ha sido traumático", ha subrayado la OCHA. "Necesitamos vuestra ayuda para llevar mejoras tangibles a la vida de millones de personas necesitadas en todo Siria que son víctimas de esta crisis otro año más", ha enfatizado.