Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU alerta: los DDHH "están bajo una presión sin precedentes" en todo el mundo

Día de los Derechos Humanoscuatro.com
El jefe de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Zeid Raad al Husein, ha alertado de que los Derechos Humanos "están bajo una presión sin precedentes" en todo el mundo debido al auge del extremismo, coincidiendo con el día internacional sobre la materia, que se celebra este sábado.
"2016 ha sido un año desastroso para los Derechos Humanos en todo el mundo y, si la creciente erosión del sistema humanitario que hemos construido cuidadosamente sigue aumentando, al final sufriremos todos", ha dicho en el discurso difundido con motivo de este 10 de diciembre.
Al Husein no ha ocultado su temor "por la deriva que está tomando el mundo". "Los movimientos extremistas someten a la gente a una violencia horrible. Los conflictos y la pobreza expulsan a las familias de sus hogares. El cambio climático oscurece nuestros horizontes", ha indicado.
Para el diplomático jordano "la discriminación, las diferencias sociales y, sobre todo, el implacable deseo de mantener el poder a toda cosa son los principales motores de las actuales crisis política y de Derechos Humanos".
"Siria es el ejemplo más claro de este fracaso", ha sostenido. Al Husein ha criticado que ante "un conflicto que era totalmente evitable" el presidente, Bashar al Assad, optara por "no escuchar las voces que protestaban pacíficamente contra las violaciones de los Derechos Humanos".
El resultado, ha lamentado, han sido cerca de seis años de guerra con unos 300.000 muertos y millones de desplazados dentro y fuera de Siria, así como "el fortalecimiento del Estado Islámico y otros grupos extremistas que han estimulado otras guerras y abusos masivos --probablemente genocidio-- en Irak".
Los sucesos en Siria y los países vecinos, ha recordado, han salpicado también a Europa e incluso a Estados Unidos "donde la retórica contra los extranjeros llena de odio ha proliferado hasta niveles preocupantes". "La retórica fascista ya no está confinada (...), sino que ha pasado a formar parte del discurso normal", ha advertido.
"Pero no se trata de un conjunto de problemas en una sola zona del mundo", ha subrayado. "En Sudán del Sur, Birmania o Burundi las tensiones étnicas o religiosas están fuera de control", ha mencionado, aludiendo también a la guerra en Yemen y la campaña contra las drogas en Filipinas.
LOS DERECHOS DE TODOS
"Ya es hora de cambiar el rumbo", ha afirmado. Al Husein ha sostenido que si la gente cede a "los cantos de sirena que buscan explotar el miedo" se acabará desmontando el sistema de protección de los Derechos Humanos construido tras los horrores de la Segunda Guerra Mundial.
"Hemos aprendido, a través de amargas lecciones históricas, que la Humanidad solamente sobrevivirá y prosperará si buscamos soluciones juntos", ha aseverado y ha enfatizado que "los Derechos Humanos son el antídoto a todo esto".
Para Al Husein la solución es defender todos los derechos --civiles, políticos, económicos, sociales y culturales-- de todos porque "un mundo donde la gente solo se centra en las necesidades de su pequeño grupo social, nacional o religioso e ignora o ataca las mismas necesidades de los demás puede descender rápidamente hasta la miseria y el caso".
Sin embargo, "en momentos de gran agitación y cambios rápidos, los valores que sostienen la paz en todo el mundo son demasiado importantes como para dejarlos solo en manos de las instituciones internacionales y los gobiernos", por ello, ha hecho un llamamiento a la movilización de los pueblos en defensa de los Derechos Humanos.
"Los Derechos Humanos son para todos y cada uno de nosotros, de modo que todos nos veremos afectados si no luchamos para preservarlos (...) Podemos marcar la diferencia", ha confiado, arengando a llevar esta lucha "a las calles, los colegios, el trabajo, la política y a los medios de comunicación".
"El momento ha llegado. Nosotros, los pueblos, podemos tomar partido. Las acciones locales se pueden sumar a un movimiento global para salvar los derechosque un movimiento global formado por incontables individuos comprometidos y algunos líderes inspirados crearon antes", ha animado.