Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU afirma que las partes están "muy lejos" de acordar una nueva ronda de conversaciones en Ginebra

El enviado especial de la Secretaría General de Naciones Unidas para Chipre, Espen Barth Eide, ha afirmado este jueves que las partes están "muy lejos" de acordar su participación en una nueva ronda de conversaciones de paz en junio.
Barth Eide se ha reunido durante la jornada con los líderes grecochipriota y turcochipriota, Nicos Anastasiades y Mustafá Akinci, respectivamente, según ha indicado en un comunicado publicado en la red social Facebook.
"Las buenas noticias es que ambos líderes están comprometidos con una resolución al problema en Chipre, les gustaría hacerlo en Ginebra y les gustaría convocar de nuevo la Conferencia (sobre Chipre), pero están muy lejos en las modalidades de esta nueva conferencia", ha dicho.
En este sentido, ha destacado que las reuniones han sido "útiles", si bien ha subrayado que "quiere ser honesto" al afirmar que una resolución al problema "no está cerca".
"Prácticamente se está volviendo más complicado cuando vemos más detalles, lo que creo que es triste, ya que por primera vez hay una voluntad por parte de ambos líderes para entregarse en cuerpo y alma a una conferencia final sobre todos los problemas".
"A pesar de ello, la incapacidad para encontrar el camino correcto para explicar esto y el camino correcto para estructurarlo me seguirá manteniendo ocupado durante un tiempo", ha subrayado.
Así, Barth Eide ha recalcado que está haciendo "todo lo que puede" para intentar buscar "puntos en común" entre las partes. "De lo que estamos hablando ahora no es de sustancia, es de las modalidades para trabajar si en junio celebramos otra conferencia", ha detallado.
"Esto está siendo llevado a cabo con total seriedad por todas las partes. Anastasiades y Akinci son muy consciente de que un fracaso a la hora de tener éxito es dramático para este proceso", ha argumentado.
Por otra parte, ha reconocido la existencia de "un importante acuerdo" en "la claridad sobre seguridad y garantías", resaltando que "no se trata sólo de una cuestión sobre tropas extranjeras y sistemas de garantía, sino en cómo crear una visión de seguridad".
"Por eso necesitamos Ginebra, porque estos asuntos sólo podrán ser tratados en Ginebra, ya que pertenecen también a Turquía, Grecia y Reino Unido, y a la Unión Europea (UE), que tienen un papel especial en esto", ha dicho.
Las conversaciones para la reunificación de Chipre sufrieron un revés el pasado mes de febrero, tras las quejas turcochipriotas por la conmemoración por parte de los grecochipriotas de un plebiscito sobre la unión con Grecia que se celebró hace más de 60 años, conocido como Enosis.
La consulta no oficial, en la que sólo los grecochipriotas votaron y que tuvo un 95 por ciento de votos favorables, presagió más de 20 años antes la violenta división de la isla entre las dos comunidades. El referéndum no fue reconocido por Reino Unido, que entonces controlaba Chipre.
Ambas partes habían progresado en las conversaciones para la reunificación de la isla como una federación bizonal y bicomunal hasta las discrepancias de febrero, que puso de relieve la fragilidad del proceso.
Chipre quedó dividido en dos tras la invasión turca del norte en 1974 a raíz de un breve golpe de Estado que buscaba la anexión con Grecia.