Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU afirma que espera poder reunirse con China para tratar la situación de la viuda de Liu Xiaobo

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha afirmado este jueves que espera poder reunirse con el Gobierno de China para tratar la situación de Liu Xia, viuda del activista y Premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo.
"Estamos centrados en su esposa y en intentar garantizar que tiene libertad de movimiento y que, si quiere abandonar China, pueda ser capaz de hacerlo", ha dicho, según ha informado la emisora estadounidense Voice of America.
"El argumento era que nunca hubo una restricción real, sino la sensación de que estaba siendo restringida. Queremos aprovechar este momento para asegurarnos de que puede abandonar China si quiere", ha remachado.
Las autoridades de China aseguraron la semana pasada que Liu Xia había sido puesta en libertad después de la cremación de los restos mortales de su esposo, tras años de arresto domiciliario mientras su marido languidecía en la cárcel.
El premio Nobel falleció el 13 de julio por cáncer de hígado después de que las autoridades declararan su excarcelación por motivos humanitarios tras haber sido condenado por participar en la redacción de una carta donde proponía al Gobierno chino reformas extensas en materia de Derechos Humanos.
Liu, de 61 años, había estado preso desde 2009 por "incitar a la subversión del poder estatal" por participar en la redacción de la conocida como 'Carta 08', que reclama reformas democráticas en China.
El pasado mes de junio fue liberado para ser ingresado en el hospital de Shenyang. La familia y los gobiernos de Estados Unidos y varios países europeos instaron a China a permitirle viajar al extranjero para recibir tratamiento.
El gigante asiático se negó, argumentando que el caso de Liu es un "asunto interno", pero permitió a oncólogos estadounidenses y alemanes viajar a China para ayudar al activista.