Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS alerta de que la cifra de muertos por el cólera en Somalia podría duplicarse durante los próximos meses

Los casos de muerte por cólera registrados en Somalia, que sufre el peor brote de la epidemia de los últimos cinco años, podrían duplicarse durante la época de lluvias, según ha alertado este viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS).
La agencia de Naciones Unidas ha señalado que se han detectado durante los últimos cinco meses en el país al menos 32.000 casos, de los cuales 618 han muerto debido a la enfermedad diarreica, según un comunicado de la ONU.
"La sequía ha provocado una escasez de agua limpia y eso ha causado la mayor epidemia de cólera de los últimos cinco años en Somalia", ha indicado el portavoz de la OMS Tarik Jasarevic, que ha aseverado que la tasa de mortalidad se encuentra en 1,9 por ciento, nueve puntos más del límite establecido para considerar la situación una emergencia.
Las cifras de muertos podrían duplicarse de cara a junio, según la organización, que ha alertado de que esta semana comenzará la época de lluvias en el país, que se encuentra al borde de la hambruna.
"Puede que se produzcan más de 50.000 casos de cólera en 2017 en Somalia", ha afirmado Jasarevic. Según la OMS, la malnutrición y la falta de higiene y de agua limpia provocadas por la sequía son las principales causantes del brote.
La ONU ha puesto en marcha una serie de medidas para distribuir medicamentos y material médico entre la población más afectada. En marzo, más de 450.000 personas fueron vacunadas.
La población de Somalia se enfrenta, además, al sarampión debido a la baja tasa de vacunación y al desplazamiento masivo de los somalíes debido a las fuertes sequías.
La OMS ha iniciado un programa de vacunación que incluye a medio millón de niños de edades comprendidas entre los seis meses y los cinco años, un plan para el que son necesarios 2,7 millones de dólares (2,4 millones de euros).