Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS asegura que en Nigeria se podrían salvar 10.000 vidas si se garantizan los fondos contra la malaria

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado que en el noreste de Nigeria se podrían llegar a salvar hasta 10.000 vidas para el mes de noviembre mediante medidas de control y prevención de la malaria si se garantizan los fondos para luchar contra la enfermedad.
En un comunicado, la OMS ha asegurado que, tras más de "ocho años de conflicto" en el estado de Borno, en el noreste de Nigeria, unos 3,7 millones de personas tienen necesidad de ayuda humanitaria y están en riesgo de infectarse con malaria.
La agencia de Naciones Unidas estima que cada semana "unas 8.500 personas" quedan infectadas por la efermedad en el estado de Borno. "Con la temporada alta de transmisión de malaria durando hasta octubre, la OMS prevé que estas cifras aumenten", ha añadido.
En el estado de Borno, según la OMS, "más de la mitad de las muertes registradas" se deben a la malaria, que causa más fallecimiento que el resto de enfermedades juntas, incluido el cólera, el sarampión y la hepatitis E. Además, la población altamente vulnerabel, compuesta principalmente por niños, corre el riesgo de que se registren brotes", ha indicado.
Tras recordar que en Borno "más del 60 por ciento de las instalaciones sanitarias solo funcionan parcialmente", la OMS ha advertido de que "muchas personas" no tienen acceso a los servicios de salud, incluidas las vacunas y las medicinas básicas, durante años.
En este contexto, además de los problemas de seguridad, la malnutrición severa causada por la inseguridad alimentaria está aumentando en varias zonas del estado. "Entre la malnutrición y la muerte siempre hay una enfermedad y la malaria suele cambiar mortalmente los casos de malnutrición en muertes", ha señalado.
"La malaria, la malnutrición, los estados frágiles y las luchas civiles se suelen alimentar las unas a las otras", ha afirmado el director del Programa Global contra la Malaria, Pedro Alonso. "Donde haya una crisis humanitaria en un país endémico de malaria, podemos estar seguros de que la malaria es lo que más mata", ha explicado.
La malaria es una grave enfermedad causada por parásitos que se transmite a las personas por las picaduras del mosquito anopheles. En 2015, se registraron más de 200 millones de casos de malaria y 437.000 muertes. Más del 90 por ciento de las muertes por esta enfermedad se registraron en África.
A pesar del elevado número de muertes que causa, la malaria es una enfermedad prevenible y curable. El aumento de los esfuerzos en los últimos quince años ha reducido drásticamente los casos y los fallecimientos, cayendo las cifras de mortalidad en más de un 60 por ciento.
"El modo más efectivo de reducir las muertes en emergencias en los estados frágiles, especialmente en los que afrontan la malnutrición, es reforzar la prevención y el control. Sin embargo, esto no suele verse con la principal prioridad en la respuesta de una emergencia", ha asegurado Díaz. "Estamos trabajando con nuestros colegas de la OMS y con muchos socios para cambiar esto", ha añadido.
Tras una reciente visita a Borno, los expertos en malaria de la OMS estimaron que si se garantizan los fondos para luchar contra esta enfermedad y se adoptan las iniciativas correspondientes, se podrían evitar hasta 10.000 muertes en este estado del noreste de Nigeria.