Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OLP advierte de que retirará su reconocimiento a Israel si EEUU traslada la Embajada a Jerusalén

El jefe del equipo negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha advertido este jueves de que el organismo retirará su reconocimiento a Israel si Estados Unidos traslada su embajada a Jerusalén.
"Bajo ninguna circunstancia reconoceremos a Israel si Estados Unidos dice que Jerusalén Este ha sido anexionado", ha dicho, en declaraciones a la cadena de televisión estadounidense CNN.
La OLP reconoció al Estado de Israel en 1988, año en el que proclamó la independencia de Palestina y renunció al uso del terrorismo con fines políticos.
Así, Erekat ha manifestado que "los acuerdos firmados con Israel estarán muertos, porque (el primer ministro israelí, Benjamin) Netanyahu decidió matarlos".
"Será responsable de pagar los salarios de profesores, doctores, barrenderos en Cisjordania, la totalidad de la Franja de Gaza y Jerusalén Este", ha indicado.
En este sentido, ha adelantado que, en caso de que Estados Unidos traslade la Embajada, la OLP acudirá a la Asamblea General de Naciones Unidas para reclamar la suspensión de Israel "hasta que cumpla el Derecho Internacional".
"Los palestinos, sin una solución basada en dos estados, sin posibilidad de un Estado palestino, reclamarán los mismos derechos, la misma ciudadanía, dentro de Israel", ha agregado.
"Nos acomodaremos a la realidad de un estado que ha sido creada por los asentamientos (israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este)", ha remachado Erekat, abriendo la puerta a esta posibilidad ante el estancamiento de la solución basada en dos estados.
Por su parte, el embajador de Israel ante Naciones Unidas, Danny Danon, ha recalcado que "Jerusalén es la capital de Israel, punto y final", añadiendo que "darían la bienvenida" al traslado de la Embajada estadounidense.
Las declaraciones de Erekat han llegado dos días después de que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) advirtiera a Estados Unidos contra el posible traslado de su Embajada de Tel Aviv a Jerusalén, resaltando que "desataría una nueva fase de conflicto".
"Con este paso, la Administración estadounidense creará una atmósfera explosiva, agregando combustible a las llamas y sirviendo únicamente a la postura racista y extremista de Israel", dijo el grupo en un comunicado.
Hamás insistiró en que "Jerusalén es un territorio ocupado que seguirá siendo únicamente palestino". "Ninguna parte puede cambiar la realidad histórica de Jerusalén", reiteró, añadiendo que "Jerusalén seguirá siendo el eje de la lucha palestina".
EL TRASLADO
El domingo, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, explicó que están en la "fase inicial" del debate sobre el cumplimiento de la promesa electoral del presidente estadounidense, Donald Trump, de trasladar la Embajada.
El Gobierno israelí tiene su sede en Jerusalén, que describe como su capital, si bien la mayoría de sus altos mandos militares tienen su despacho en Tel Aviv.
Recientemente, el expresidente estadounidense Barack Obama renovó la exención presidencial que aplazaba nuevamente la recolocación de la Embajada durante seis meses.
En su decisión, Obama citó "intereses de seguridad nacional" para prolongar la exención a la decisión del Congreso en 1995 de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí la Embajada.
Estados Unidos no ha reconocido oficialmente Jerusalén como capital del país, a pesar de que Israel así lo reclama, debido a que el Derecho Internacional considera la ciudad dividida porque la mitad de ella está en Cisjordania y es por tanto territorio palestino ocupado militarmente por Israel.