Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OLAF pide a Berlín acciones judiciales contra VW por un presunto uso fraudulento de un préstamo del BEI

La Oficina Antifraude de la Unión Europa (OLAF, por sus siglas en inglés) ha recomendado a las autoridades alemanas que "emprendan acciones judiciales" contra Volkswagen tras concluir su investigación sobre el presunto uso fraudulento de un préstamo de 400 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones (BEI) al grupo automovilístico alemán para desarrollar el motor trucado para engañar sobre la contaminación real, en el centro del escándalo del 'dieselgate'.
"El préstamo ha sido devuelto desde entonces, por tanto no tendrá que ser recuperado", han explicado a Europa Press fuentes de OLAF, que han precisado que concluyeron su investigación este mes.
A pesar de que dicho préstamo se reembolsó en 2014, "es posible que en el marco de la aplicación de la recomendación administrativa" que la Agencia Antifraude de la UE ha remitido al Banco Europeo de Inversiones "también se aborden cuestiones financieras". "OLAF ha recomendado al Banco Europeo de Inversiones que tomen pasos activos para aplicar su política antifraude", ha precisado una fuente de OLAF.
El presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer, admitió en enero que no se podría excluir una relación entre el préstamo que concedió en 2009 al grupo automovilístico alemán y el software incorporado al motor trucado para engañar sobre las emisiones contaminantes reales y admitió "decepción" por el engaño de Volkswagen, dejando claro que no habrá a corto plazo ningún préstamo nuevo para el grupo alemán.
Volkswagen admitió en 2015 cuando saltó el escándalo conocido como 'Dieselgate' haber equipado 11 millones de vehículos con motores trucados en sus motores diésel para engañar a los controles de emisiones de gases contaminantes.