Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OEA teme el "retroceso" de los derechos civiles de los inmigrantes con la llegada de Trump

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha expresado este miércoles en un encuentro con eurodiputados el temor de su organización por que la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca se traduzca en un "retroceso" de los derechos civiles de los inmigrantes en Estados Unidos.
"Hay temas que definitivamente tienen margen de preocupación grande para la organización, por ejemplo en los avances de los derechos civiles y sociales (...). No sería admisible que hubiera un retroceso", ha dicho en una intervención ante la delegación del Parlamento Europeo en la asamblea de EuroLat.
Almagro ha escuchado las dudas de los eurodiputados respecto al futuro de las relaciones con Estados Unidos por el cambio de Administración y ha advertido de que aún es pronto para medir su impacto.
En cualquier caso, ha recordado que la política migratoria norteamericana "no empieza ahora", y que ya durante el mandato de Barack Obama fueron deportados "más de 2,5 millones" de personas, frente a los 3 millones de inmigrantes que maneja el Gobierno de Trump para su periodo de gestión.
La cuestión, ha advertido el secretario general de la OEA, es vigilar el modo en que se aplica la estrategia de expulsiones y "cómo se respetan los derechos de los migrantes", en lo social, lo económico, cultural, civil y político.
"Las políticas de migración de los países son de los países, pero tienen que ser consistentes con políticas de derechos", ha zanjado.
Almagro tampoco ha querido valorar los posibles daños para la región por el cambio en la política comercial que anuncia Trump hacia el proteccionismo, porque no es una competencia de la OEA, si bien ha apuntado daños "colaterales".