Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nigeria cierra una falsa 'embajada' de Trinidad y Tobago en Lagos

La Policía de Nigeria ha asegurado este lunes haber cerrado una falsa 'embajada' de Trinidad y Tobago en la localidad de Lagos, agregando que cuatro personas han sido detenidas por fraude.
Según las informaciones recogidas por el diario local 'Punch', los detenidos son dos nigerianos y dos chinos, que gestionaban la oficina y entregaban visados falsos de Trinidad y Tobago.
El Escuadrón de Respuesta Rápida ha vigilado durante días las operaciones de los sospechosos después de que varias personas afectadas por sus actividades denunciaran la situación.
Adekunle Adefuye, uno de los afectados, ha asegurado que fue arrestado a su llegada a Trinidad y Tobago por intentar entrar al país con un visado falso, tras lo que fue deportado dos días después.
Adefuye y otros afectados citados por el diario han afirmado que pagaron hasta 4.000 dólares (unos 3.760 euros) por vuelos y visados al país, con la promesa de que serían contratados en trabajos bien pagados a su llegada.
La operación ha tenido lugar casi dos semanas después de que las autoridades de Ghana cerraran una falsa embajada estadounidense en la capital, Acra, que habría operado durante los últimos diez años.
El centro, operado por una organización criminal formada por ciudadanos turcos y locales, izaba una bandera estadounidense en el edifico los lunes, martes y viernes, cuando expedían visado estadounidenses legales obtenidos de forma fraudulenta, visados de contrabando y todo tipo de documentación falsa, por unos precios que rondaban los 6.000 dólares.
Según las autoridades estadounidenses, los sospechosos tenían en la oficina un retrato enmarcado del presidente, Barack Obama, y su principal objetivo era captar a ciudadanos ghaneses, marfileños y togoleses.
El fraude fue descubierto gracias a una investigación de mayor calado conocida como "Operación Vanguardia Espartana", que se inició en el país africano para detectar fraudes y tráfico de documentos tanto en la delegación de Ghana como en otras de la región.