Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nicaragua da asilo político al ex presidente salvadoreño Mauricio Funes

El Gobierno de Nicaragua ha anunciado este martes que ha concedido asilo político al ex presidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014), que se enfrenta a un proceso judicial por un delito de enriquecimiento ilícito en su país.
El Ministerio de Exteriores de Nicaragua ha publicado en la Gaceta Oficial una resolución en la que concede el asilo político a Funes y su familia --su pareja, Ada Mitchell Guzmán, y sus tres hijos, Mauricio, Carlos y Diego--.
"La Constitución (...) asegura el asilo para los perseguidos políticos, amparando a los que luchan en pro de la democracia, la paz, la justicia y los Derechos Humanos", ha esgrimido el Gobierno presidido por Daniel Ortega.
La Fiscalía salvadoreña ya alertó el pasado 23 de agosto de que Funes tramitaba "desde hace tiempo" el asilo político en el país vecino, algo que el ex mandatario negó, aclarando que se encontraba en Nicaragua por motivos de trabajo.
"No mentí sobre el asilo. Decidí tramitarlo el 31 de agosto, después de constatar la persecución política que se inicia en mi contra", ha contestado este martes en Twitter. La resolución del Ministerio de Exteriores detalla que la petición se cursó el 1 de septiembre.
Funes, que llevó por primera vez al poder al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), se enfrenta a un juicio civil por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y peculado porque no ha podido justificar los más de 700.000 dólares de patrimonio personal con los que finalizó su mandato.
Recientemente, las autoridades salvadoreñas registraron una casa de Funes en un barrio de lujo de San Salvador y encontraron gran cantidad de armas y municiones, pero no han presentado nuevos cargos. El ex mandatario asegura que son regalos a las fuerzas de seguridad.
Por su parte, el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, ha denunciado que Funes es víctima de un "juicio político" y ha pedido a la Fiscalía que lleve esta investigación "con la mayor transparencia y apegado a la ley".
"Creo en el sano juicio del fiscal, creo en su madurez y en su compromiso con la justicia, y en que va a garantizar que no exista manoseo de aquellos sectores que quieren condenar al presidente Funes", ha dicho Sánchez Cerén.