Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

New Hampshire concede la libertad póstuma a 14 esclavos

La gobernadora del estado de New Hampshire, Maggie Hassan, ha firmado este viernes una enmienda que concede la libertad de manera póstuma a 14 esclavos africanos, 150 años después de la firma de la Proclamación de Emancipación.

La Asamblea General de New Hampshire se negó en 1779 a responder a la petición formulada por 20 africanos para ilegalizar la esclavitud en aras del espíritu de la guerra de la Revolución, y aplazó el debate indefinidamente. Solo seis de ellos consiguieron la libertad.
"Su petición llegó a oidos sordos, y 14 de esos hombres murieron como esclavos", declaró Hassan en la localidad de Portsmouth antes de la firma de la enmienda. "El hecho de que nuestros predecesores no atendieran la propuesta nos causa, hoy en día, una profunda vergüenza. Pero ahora, 200 años tarde, podemos decir que la libertad es un derecho inherente.
Solo un 1 por ciento de la población de New Hampshire es de raza negra y el estado ha atravesado años muy difíciles en el camino a la reconciliación interracial. New Hampshire, por ejemplo, fue el último estado que reconoció la fiesta nacional en memoria del histórico líder de los Derechos Civiles en Estados Unidos, el reverendo Martin Luther King Jr.
"La esclavitud ha sido el pequeño y sucio secreto de New Hampshire", declaró el presidente del Ateneo, Thomas Watson, a Boston.com.
Los peticionatios eran hombres con estudios que habían servido junto a sus propietarios tanto en los negocios como en la guerra. En su propuesta, escribieron: "La libertad es un derecho inherente de la especie humana que no puede ser entregada, a no ser que sea por consentimiento, para beneficio de la vida social".
"Pedimos que se pongan en marcha leyes por las que podamos recuperar nuestra libertad y pasar a formar parte de una nueva clase de agentes libres, para que el nombre de la esclavitud jamás vuelva a ser escuchado en una tierra que está luchando gloriosamente por el dulce de la libertad", pidieron hombres como Zebulon Gardner, Cipio Hubbarb, y Kittindge Tuckerman.
En respuesta, los legisladores señalaron que "la Asamblea todavía no está preparada para este asunto, por lo que se ordena posponer nuevas consideraciones a un momento más oportuno".