Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu se reúne de urgencia con la coalición de Gobierno sobre la polémica ley de conversión al judaísmo

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha mantenido este viernes una reunión de emergencia con su coalición de gobierno para estudiar soluciones a la polémica propuesta de ley formulada por el Parlamento hebreo, que deslegitima la conversión privada al judaísmo y recomienda que el Gran Rabinato de Israel sea el único organismo capacitado para formalizar este proceso.
Algunos altos cargos de la coalición han propuesto que la ley sea aplazada seis meses y que se designe a un comité público para formular una solución de consenso tras la crisis abierta por la propuesta de ley, que para sus defensores es un instrumento esencial para conservar la pureza del judaísmo.
Se trata, según el texto de la propuesta, de que "la conversión en Israel quede bajo la supervisión del estado y ocurra de manera uniforme según estipula la ley de la Torá". El texto no ilegaliza la conversión en privado, pero sí la invalida a prácticamente todos los efectos, en contra de un dictamen emitido en marzo de 2016 por el Supremo israelí que obliga al Estado a reconocer las conversiones facilitadas por los tribunales ortodoxos privados fuera de la supervisión del Gran Rabinato.
La ley realmente no afecta a la diáspora porque todos los judíos convertidos en el extranjero conseguirán automáticamente la ciudadanía israelí bajo el derecho que concede la Ley de Retorno, pero la Federación Judía de Norteamérica ya ha manifestado su incomodidad ante lo que percibe como una gigantesca maniobra de apropiación de poder por parte del Gran Rabinato.
"El Gran Rabinato quiere convertirse en el propietario exclusivo de los derechos de conversión en Israel", ha declarado el consejero delegado del FJN, Jerry Silverman, a la Agencia Telegráfica Judía. "Esta ley es el principio de un efecto dominó que les abre la puerta para tomar decisiones mucho más allá de las fronteras de Israel", ha añadido.
La propuesta fue aprobada a principios de semana por el Comité Ministerial sobre Legislación y no se llevará ante el pleno de la Knesset, el Parlamento israelí, pendiente de la apelación presentada por por el partido laico nacionalista Israel Beitenu, que lidera el ministro de Defensa del país, Avigdor Lieberman.
Se espera que Netanyahu vuelva a poner esta cuestión sobre la mesa de su Consejo de Ministros, que se celebrará el próximo domingo.