Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu, ante rumores de dilación, mantiene que la Embajada de EEUU debería estar en Jerusalén

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha reiterado este domingo ante su Consejo de Ministros su deseo de que la Embajada de EEUU en el país sea trasladada a Jerusalén, en respuesta a las declaraciones de un responsable diplomático del partido Republicano estadounidense, Marc Zell, que señaló que las autoridades israelíes habían pedido tiempo al presidente Donald Trump antes de ejecutar la decisión.
"Quiero aprovechar esta oportunidad para dejar inequívocamente claro que nuestra postura siempre ha sido, y sigue siendo ahora, y seguirá siendo, que la Embajada de Estados Unidos debería estar aquí, en Jerusalén", ha hecho saber.
Hay que tener en cuenta que ningún país del mundo tiene embajada en Jerusalén en estos momentos. Hace unos pocos años sí que las tenían Costa Rica y El Salvador pero ahora se encuentran en Tel Aviv, como todas las demás.
Para Netanyahu, no obstante, "Jerusalén es la capital de Israel y es justo y correcto que todas las Embajadas extranjeras, y no solo la estadounidense, sean trasladadas aquí. Y creo que sucederá con el tiempo", ha añadido.
Previamente, Zell había declarado a la radio del Ejército israelí que la Casa Blanca quería contemporizar el traslado por recomendación de las autoridades israelíes y manifestó su sorpresa ante el extraño desarrollo de las relaciones entre ambos países en las últimas semanas.
"Sé que, antes de las elecciones, Trump había dicho que trasladaría la Embajada. Luego, habló con Bibi (Netanyahu). Y entonces, no sé lo que pasó, pero de repente la Casa Blanca dijo 'vamos a pensarlo un poco'. De repente, Israel anuncia la construcción de 2.500 asentamientos. ¿La respuesta de Estados Unidos? Extraordinaria: calma total", explicó Zell.