Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu destaca la importancia de su próximo viaje a Washington, a invitación de Trump

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha destacado este lunes la importancia de su próximo viaje a Washington, a invitación del presidente estadounidense, Donald Trump.
"Doy una gran importancia a este encuentro. Es importante para el Estado de Israel", ha dicho, un día después de mantener una conversación con el nuevo mandatario estadounidense.
"Es también importante para continuar fortaleciendo la confianza personal entre nosotros, el presidente de Estados Unidos y yo, como primer ministro de Israel", ha indicado.
Así, Netanyahu ha resaltado que "hay expectativas por parte de la mayoría de los ciudadanos israelíes", según ha informado el diario israelí 'Yedioth Ahronoth'.
Uno de los temas principales que se espera que traten ambos líderes es la posible reubicación de la Embajada estadounidense de Tel Aviv y Jerusalén.
El domingo, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, explicó que están en la "fase inicial" del debate sobre el cumplimiento de la promesa electoral de Trump de trasladar la Embajada.
El Gobierno israelí tiene su sede en Jerusalén, que describe como su capital, si bien la mayoría de sus altos mandos militares tienen su despacho en Tel Aviv.
Recientemente, el presidente estadounidense, Barack Obama, renovó la exención presidencial que aplazaba nuevamente la recolocación de la Embajada durante seis meses.
En su decisión, Obama citó "intereses de seguridad nacional" para prolongar la exención a la decisión del Congreso en 1995 de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí la Embajada.
Estados Unidos no ha reconocido oficialmente Jerusalén como capital del país, a pesar de que Israel así lo reclama, debido a que el Derecho Internacional considera la ciudad dividida porque la mitad de ella está en Cisjordania y es por tanto territorio palestino ocupado militarmente por Israel.