Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan con vida a un niño y una mujer cinco días después del seísmo

Los equipos de rescate nepalíes han conseguido sacar con vida cinco días después de terremoto que ha asolado a Nepal a un chico de 15 años y a una mujer de 24. ha informado el Centro Nacional de Operaciones de Emergencia. El joven fue encontrado 144 horas bajo los cascotes y el rescate ha durado más de medio día mientras que la mujer llevaba 128 horas atrapada bajo los escombros en un edificio derruido en Gongabu, en el distrito de Katmandú.

El chico, identificado como Pema Lama, ha sido rescatado por un equipo de la Policía nepalí de entre los escombros de una casa de huéspedes en Gongabu, en el distrito de Katmandú.
Una unidad en la que participaban miembros de la Policía y el Ejército de Nepal, así como efectivos israelíes, ha rescatado a Krishna Devi Khadka, de 24 años, bajo los escombros de una casa de huéspedes que se vino abajo, según el portal 'eKantipur'.
Previamente, este mismo portal había informado de que los equipos de rescate habían localizado a Lama el miércoles por la noche, 132 horas después del seísmo.
Según el último balance oficial, 5.489 personas han muerto y otras 10.965 han resultado heridas en el terremoto, el peor registrado en Nepal desde 1934.
Naciones Unidas hizo el miércoles un llamamiento a recaudar 415 millones de dólares (unos 373 millones de euros) para entregar ayuda a los damnificados por el terremoto.
El plan de ayuda presentado durante la jornada en la capital de Suiza, Ginebra, tiene como objetivo ayudar al Gobierno nepalí para hacer frente a las necesidades de alojamiento, abastecimiento de agua, servicios de salud, comida y protección durante los próximos tres meses.
Las autoridades nepalíes han confirmado daños completos en 94.744 infraestructuras públicas y parciales en 64.645. Los inmuebles del Gobierno también han sufrido los estragos del seísmo y 10.136 han quedado completamente destruidas.
Según los datos publicados por la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), unas 70.000 viviendas han sido destruidas y 530.000 dañadas por el temblor. El Gobierno de Nepal ha reconocido que necesita urgentemente unas 500.000 tiendas de campaña para poder dar cobijo a los millones de damnificados.
El Gobierno nepalí ha declarado crisis nacional y ha establecido un fondo de 500 millones de rupias nepalíes (casi 4,52 millones de euros) para la reconstrucción de las infraestructuras dañadas. Asimismo, ha solicitado la colaboración de todos los sectores de la sociedad para hacer frente a la tragedia.
El terremoto, que arrasó el densamente poblado valle de Katmandú y provocó una mortal avalancha en el Everest, es el más grave sufrido por Nepal desde el registrado en 1934, cuando hubo unos 8.500 muertos.