Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mandela sigue ingresado, "grave pero estable"

Mandela ingresa grave en el hospital por su recurrente infección pulmonarGtres

El portavoz del Congreso Nacional Africano -el partido del Gobierno, que ha dominado la política de Sudáfrica desde el final del Apartheid-, Jackson Mthembum, ha reconocido que el país "se prepara para lo peor", aunque ha solicitado a los ciudadanos que recen por la salud de Mandela.

Así lo han hecho cientos de personas se han concentrado en las últimas horas para rezar por Mandela en la iglesia católica Regina Mundi de Soweto, en Johannesburgo. "No creo que jamás haya un momento adecuado para que Mandela nos deje. Si no está Madiba, ¿quién estará", se preguntó la periodista Chriselda Lewis.
El actual presidente, Jacob Zuma, ha expresado su deseo, en nombre del Gobierno y de la nación, de que Mandela "se mejore rápidamente". Asimismo, ha solicitado a los medios de comunicación y a la población que se respete la privacidad del exmandatario y su familia.
Mandela, de 94 años, ya fue ingresado a principios de marzo a causa de una infección pulmonar. Asimismo, había pasado tres semanas hospitalizado en diciembre a causa de otra infección pulmonar y después de una operación de extracción de unos cálculos biliares.
Aquella fue su permanencia más larga en un hospital desde que fue excarcelado en 1990, después de cumplir 27 años de prisión por su lucha contra el anterior régimen racista del 'apartheid' en Sudáfrica.
Mandela, que en 1994 se convirtió en el primer presidente de raza negra de la historia de Sudáfrica, sufre problemas de salud desde años y tiene un amplio historial de problemas pulmonares a causa de la tuberculosis que contrajo en la cárcel.
Nelson Mandela pasó la mayor parte de 2012 en su aldea ancestral, Qunu, en la empobrecida provincia de Cabo Oriental, pero desde que salió del hospital en diciembre ha residido en un suburbio de Johannesburgo, donde está siendo sometido a una revisión médica especializada.