Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muertos 26 policías en un ataque de la guerrilla maoísta en el centro de India

Al menos 26 policías han muerto en un ataque de la guerrilla maoísta en el estado indio de Chhattisgarh, en el centro del país, en el que supone el incidente más sangriento relacionado con los insurgentes en siete años.
Los guerrilleros --también conocidos como naxalitas-- atacaron a los policías en torno a las 12:45 horas cuando los agentes, unos 150, escoltaban a un grupo de trabajadores destinados a la construcción de una carretera considerada clave estratégicamente por las autoridades para acabar con la insurgencia maoísta, informan los medios de comunicación indios.
"Un equipo de rescate fue enviado de inmediato a la zona y se está realizando un peinado" en busca de los atacantes", ha explicado el subinspector general de la Policía de Dantewada, P. Sunderraj.
Fuentes policiales han indicado que los agentes estaban comiendo cuando los guerrilleros atacaron. "Primero los naxalitas enviaron a aldeanos para concretar nuestra localización. Entonces casi 300 naxalitas nos atacaron. Nosotros también disparamos y hemos matado a muchos", ha relatado uno de los policías, Sher Mohammed, citado por la agencia de noticias india ANI.
El primer ministro indio, Narendra Modi, ha condenado ya el ataque a través de su cuenta en Twitter. "El ataque contra el personal del @crpfindia en Chhattisgarh es cobarde y deplorable. Estamos siguiendo de cerca la situación", ha señalado.
Este ha sido el ataque más grave de los naxalitas en los últimos siete años. En 2010 murieron 75 policías en esa misma región y el pasado 11 de marzo otros doce policías fallecieron en una emboscada similar.
La construcción de unos 20 kilómetros de carretera se ha convertido en la batalla clave del conflicto entre las fuerzas de seguridad y los naxalitas, ya que su terminación daría a las autoridades acceso directo al corazón de la insurgencia maoísta.