Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 33 presuntos miembros de Estado Islámico en varios bombardeos en el este de Afganistán

Las autoridades de Afganistán han anunciado este domingo la muerte de 33 presuntos miembros del grupo yihadista Estado Islámico en varios bombardeos en la provincia de Nangarhar (este).
La Policía provincial ha detallado que los ataques aéreos han sido llevados a cabo en el distrito de Kot, en el que el grupo cuenta con una importante presencia, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.
El balance ha sido ofrecido horas después de que el portavoz del Gobierno provincial de Nangarhar, Ataulá Jogyani, asegurara que 22 milicianos del grupo, entre ellos dos comandantes, habían muerto en un ataque aéreo en esta misma provincia.
Jogyani indicó que el ataque fue llevado a cabo por un avión no tripulado de la OTAN en la localidad de Mailo, tal y como recogió la agencia afgana de noticias Pajhwok.
La provincia ha sido escenario en los últimos meses de numerosos bombardeos y operaciones de seguridad para intentar contrarrestar la expansión de los talibán y de Estado Islámico.
El Ejército de Afganistán anunció el 12 de febrero el inicio de una nueva ofensiva contra el grupo yihadista en la provincia de Nangarhar tras recibir el visto bueno del presidente, Ashraf Ghani.
Las autoridades han anunciado desde entonces la muerte de cerca de más de un centenar de milicianos de Estado Islámico en estas operaciones, centradas en Haska Mina y en Achin.
El aumento de las ofensivas contra los yihadistas busca frustrar la intención de Estado Islámico, que trata de coordinar sus operaciones en Afganistán con las de sus bases en Irak y Siria, de extender su influencia en el país.