Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 14 personas en un nuevo atentado suicida en Volgogrado en 24 horas

El número de muertos a causa de la explosión registrada en un autobús en la localidad rusa de Volgogrado asciende a 14 y el número de heridos a 28, según fuentes sanitarias. La Policía federal rusa considera que el atentado ha sido perpetrado por un terrorista suicida y no mediante un artefacto explosivo activado a distancia, ha informado la cadena de televisión Russia Today. Los grupos extremistas ponen en su punto de mira los Juegos de Invierno que comienzan en febrero en Sochi.

Poco antes, la Policía había cifrado en diez muertos y 15 heridos el balance del suceso, que, según las autoridades, se ha debido a la explosión de una bomba en el interior del autobús, tal y como ha recogido la cadena de televisión rusa RT.
Sin embargo, existen diferencias en las versiones sobre si la explosión fue provocada por un terrorista suicida. Mientras que el portavoz del Comité de Investigación de Rusia, Vladimir Markin, ha confirmado esta versión, el Comité Nacional Antiterrorista ha indicado que la bomba fue colocada en la parte central del vehículo y no activada por un suicida.
El Ministerio de Emergencias ha confirmado que está preparando un nuevo vuelo desde Moscú a Volgogrado para enviar equipamiento y personal médico y para el posible traslado de víctimas a la capital.
La Policía se encuentra en el lugar del suceso investigando las causas del incidente, que ha tenido lugar apenas un día después de que 15 personas murieran y 34 resultaran heridas en un atentado suicida en la estación central de dicha ciudad.
La miliciana Oksana Aslanova, perteneciente a un grupo armado de la república rusa de Daguestán, fue identificada el domingo como la responsable del atentado suicida en la estación central.
Aslanova formaba parte del grupo llamado "Viudas Negras", esposas de líderes milicianos del Cáucaso Norte fallecidos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, tal y como ha informado el diario 'La Voz de Rusia'.
Según fuentes de la cadena LifeNews, Aslanova había estado casada con dos de estos responsables, ambos muertos, y recibió entrenamiento en la colocación y uso de explosivos junto a Naida Asiyalova, quien el pasado mes de octubre se inmoló en otro atentado también perpetrado en Volgogrado que dejó al menos seis muertos y 30 heridos.
El Gobierno local anunció durante la jornada tres días de luto, desde el 1 al 3 de enero, en memoria de las víctimas del atentado, y apuntó que compensará con un millón de rublos (unos 22.300 euros) a los afectados, según informaron fuentes oficiales locales a RIA Novosti.
Volgogrado es una ciudad en la que viven alrededor de un millón de personas y que está situada 690 kilómetros al noroeste de Sochi, sede de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno. Está cerca del Cáucaso Norte ruso, habitado por una mayoría de musulmanes, en el que impera se han sucedido los ataques contra la población civil y las fuerzas de seguridad en los últimos años.
Las autoridades sanitarias rusas han confirmado que hay catorce víctimas mortales y 28 heridos, de los cuales 27 están recibiendo tratamiento en hospitales. Entre los heridos figura un bebé de entre cinco y seis meses de edad.
La explosión ha sido causada por un artefacto compuesto por cuatro kilogramos de TNT. La Policía federal rusa considera que el atentado ha sido perpetrado por un terrorista suicida y no mediante un artefacto explosivo activado a distancia, ha informado la cadena de televisión Russia Today en su página web.
El portavoz policial, Vladimir Markin, ha informado que la explosión ha sido causada por un terrorista suicida, un día después de que una terrorista suicida acabara con la vida de 17 personas en una estación ferroviaria de la misma localidad.
"Los investigadores creen que el momento y el lugar del atentado terrorista han sido decididos porque esta línea de autobuses es utilizada por muchas personas, incluidos estudiantes de muchos centros cercanos", ha indicado Markin.
Los investigadores creen que los atentados del domingo y del lunes están conectados. Las dos bombas empleadas tenían fragmentos metálicos similares, colocados en los artefactos para causar más daños.
El presidente ruso, Vladimir Putin, ha ordenado a todas las agencias federales reforzar la seguridad en Volgogrado y en todo el país, ha informado el Kremlin.
El mandatario ruso ha cursado varias instrucciones al comité que se encarga de coordinar los esfuerzos en materia antiterrorista para "reforzar la seguridad en toda Rusia y, específicamente, en la región de Volgogrado".
El atentado de la estación de tren
La miliciana Oksana Aslanova, perteneciente a un grupo armado de la república rusa de Daguestán, fue identificada el domingo como la responsable del atentado suicida en la estación central.
Aslanova formaba parte del grupo llamado "Viudas Negras", esposas de líderes milicianos del Cáucaso Norte fallecidos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, tal y como ha informado el diario 'La Voz de Rusia'.
Según fuentes de la cadena LifeNews, Aslanova había estado casada con dos de estos responsables, ambos muertos, y recibió entrenamiento en la colocación y uso de explosivos junto a Naida Asiyalova, quien el pasado mes de octubre se inmoló en otro atentado también perpetrado en Volgogrado que dejó al menos seis muertos y 30 heridos.
El Gobierno local anunció durante la jornada tres días de luto, desde el 1 al 3 de enero, en memoria de las víctimas del atentado, y apuntó que compensará con un millón de rublos (unos 22.300 euros) a los afectados, según informaron fuentes oficiales locales a RIA Novosti.
Volgogrado es una ciudad en la que viven alrededor de un millón de personas y que está situada 690 kilómetros al noroeste de Sochi, sede de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno. Está cerca del Cáucaso Norte ruso, habitado por una mayoría de musulmanes, en el que impera se han sucedido los ataques contra la población civil y las fuerzas de seguridad en los últimos años.