Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi 150 inmigrantes mueren tras naufragar su barco frente a Lampedusa

Ya son casi 150 las personas que han muerto, entre ellas dos niños y una mujer embarazada, a causa del incendio y posterior naufragio de un barco con 500 inmigrantes a bordo frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa, según han informado fuentes oficiales. Las autoridades creen que aún hay 250 desaparecidos. "Desde el punto de vista del número de víctimas es una tragedia sin precedentes. En muchos años de trabajo no había visto nunca nada parecido", ha reconocido el médico responsable del ambulatorio de la isla, Pietro Bartolo. El alcalde de la isla, Giusi Nicolini, ha asegurado que "al parecer algunos pesqueros han pasado y han seguido su camino sin ayudarles".

Las autoridades creen que el incendio pudo deberse a un cortocircuito. Según los testimonios de los socorristas, citados por el diario 'La Repubblica', en el agua sigue habiendo un cientos de inmigrantes.
El comisario de la Agencia Sanitaria Provincial de Palermo y coordinador de las labores de atención médica, Antonio Candela, ha asegurado que en el barco viajaban niños y mujeres embarazadas. De hecho entre los muertos hay al menos dos niños y una embarazada. La mayoría de los inmigrantes son somalíes y eritreos.
Los equipos de emergencia han encontrado unos 40 cuerpos de los inmigrantes que viajaban a bordo del barco que ha naufragado frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa, que se sumarían a los 94 muertos confirmados hasta ahora, entre ellos una mujer embarazada y dos niños. En el barco viajaban unas 500 personas y unas 250 están desaparecidas.
Unos pescadores, que han dado la alarma, han sido los primeros en atender a los náufragos, ya que la embarcación no había sido avistada con antelación por las fuerzas de seguridad italianas. Los pescadores siguen ayudando en estos momentos a los guardacostas y a la Guardia de Finanzas.
Por el momento, hasta el puerto de Lampedusa han llegado unos 150 inmigrantes rescatados. Los cuerpos de los fallecidos se encuentran también en el muelle, a la espera de su traslado al hangar del aeropuerto, ya que se teme que el balance siga aumentando.
Esta tragedia se produce horas después de que otra embarcación con 463 inmigrantes haya sido llevada a puerto en esta isla, cuyo centro de acogida tenía ya ayer a unas 700 personas.
"Desde el punto de vista del número de víctimas es una tragedia sin precedentes. En muchos años de trabajo no había visto nunca nada parecido", ha reconocido el médico responsable del ambulatorio de la isla, Pietro Bartolo.
"Lamentablemente no necesitamos ambulancias, sino coches fúnebres", ha añadido, subrayando que "el balance de esta tragedia, desgraciadamente, está destinado a aumentar".
El alcalde de la isla también ha manifestado su pesar y su impotencia por esta "tragedia terrible". " ¡Basta ya! ¿A qué esperamos? ¿Qué más esperamos? Es un horror continuo", ha declarado Giusi Nicolini, en referencia a las constantes llegadas de embarcaciones con inmigrantes hasta Lampedusa procedentes de las costas del norte de Africa, principalmente de Libia.
Según ha explicado Nicolini a Rainews 24, los supervivientes "han explicado que encendieron un fuego a bordo porque no tenían cobertura y los móviles no funcionaban". "De este modo, han terminado todos en el agua y al parecer algunos pesqueros han pasado y han seguido su camino sin ayudarles", ha añadido el alcalde, subrayando que "si esto es cierto, habrá que aclararlo"
El primer ministro italiano, Enrico Letta, ha calificado de "tragedia enorme" lo ocurrido y ha anunciado que el viceprimer ministro, Angelino Alfano, con el que ha abordado lo ocurrido se desplazará "al lugar del desastre para las primeras intervenciones".
El Papa Francisco ha calificado lo sucedido de "vergüenza". Precisamente, el Pontífice había visitado la isla el pasado mes de julio para rendir homenaje y apoyo a todos los inmigrantes que tratan de llegar al primer mundo a través del mar.