Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren dos niños a causa de la explosión de una mina antipersona en el noreste de Afganistán

Al menos dos niños murieron y otros dos resultaron heridos el martes a causa de la explosión de una mina antipersona en la localidad afgana de Nijrab, ubicada en la provincia de Kapisa (noreste), según han informado este miércoles las autoridades.
El jefe de la Policía provincial, Mohamad Razaq Yaqubi, ha afirmado que la mina estalló cuando uno de los niños la pisó cuando daban una vuelta, según ha informado la cadena de televisión afgana Tolo TV.
Asimismo, ha indicado que los dos heridos se encuentran hospitalizados en estado estable. Por el momento ningún grupo ha reclamado la colocación de la mina, si bien los talibán figuran como principales sospechosos.
La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) expresó lunes su preocupación por el aumento de las muertes de niños a causa del conflicto en el país, resaltando que en los cuatro primeros meses del año se ha registrado un número récord de niños víctimas de las hostilidades.
El representante especial de la Secretaría General de la ONU para el país, Tadamichi Yamamoto, cifró en 283 los niños muertos y en 704 los niños heridos a causa del conflicto entre el 1 de enero y el 30 de abril, un 21 por ciento más que en el mismo periodo en 2016.
En su informe, indicó que el número de víctimas menores de edad ha aumentado principalmente como consecuencia de los combates sobre el terreno, que han provocado el 42 por ciento de las muertes, así como por explosivos.
El domingo, cinco niños murieron tras estallar un proyectil de mortero que cayó poco antes cerca de su vivienda en la provincia de Laghman cuando se acercaron a jugar con él. El domingo murieron otras dos niñas y siete resultaron heridas por el impacto de un mortero en su casa en la provincia de Faryab.
Las muertes en este tipo de incidentes con explosivos durante este periodo de tiempo ha sido de 50, mientras que otros 44 han muerto por bombardeos y 38 por el estallido de bombas de fabricación casera.
La UNAMA resaltó además que muchos de los niños heridos a causa del conflicto han sufrido heridas que impactarán en el resto de sus vidas, entre ellas la amputación de extremidades y el trauma por presenciar la muerte de familiares o la destrucción de sus viviendas.
Por ello, la misión reclamó a las partes en conflicto que prioricen la protección de los niños mientras continúen las hostilidades, pidiendo que extremen sus precauciones para minimizar sus daños a los civiles.
Por último, la UNAMA aplaució el compromiso del Gobierno para ratificar el Protocolo V de la Convención sobre Armas Convencionales de 1980, solicitando a las partes que comiencen a marcar y limpiar las zonas minadas.