Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 17 civiles por un ataque con artillería de Estado Islámico en el este de Mosul

Al menos 17 civiles han muerto este jueves a causa de un ataque con artillería perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico contra zonas residenciales del este de la localidad de Mosul.
Shokr Mahmud, mayor del Ejército iraquí, ha detallado que los ataques han tenido lugar contra los barrios de Al Bakr, Al Aalam, Muharibin y Al Zohur, según ha informado el portal local de noticias Iraqi News.
Las fuerzas de Irak iniciaron el 17 de octubre una ofensiva contra Estado Islámico con el objetivo de arrebatar Mosul al grupo.
El comandante de operaciones conjuntas, teniente general Talib Shaghati, ha asegurado este mismo jueves que las fuerzas iraquíes han recuperado en torno al 70 por ciento del este de la ciudad.
"En torno al 65-70 por ciento de la parte este ha sido liberada", ha afirmado Shaghati en una entrevista realizada en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí. "Creo que en los próximos días veremos la plena liberación de la parte este", ha adelantado.
La mitad occidental de la ciudad sigue bajo el control de Estado Islámico, que está luchando para mantener su mayor bastión urbano en Irak con francotiradores y "cientos" de atentados suicida con coche bomba, según Shaghati.
El asalto a Mosul, en el que participa una fuerza terrestre de 100.000 hombres del Ejército y la Policía iraquíes, así como peshmerga kurdos y las Unidades de Movilización Popular (milicias predominantemente chiíes), es la batalla más compleja en Irak desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003.
Aunque superados en número, los milicianos han usado la orografía urbana en su beneficio, escondiendo coches bomba en estrechas callejuelas, apostando francotiradores en los tejados de edificios altos con civiles en las plantas inferiores y construyendo túneles. Además, se han entremezclado con la población local.