Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren tres cascos azules en un ataque terrorista contra la base de la MINUSMA en Kidal

Al menos tres soldados de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) han muerto en un ataque con proyectiles y morteros perpetrado este jueves por terroristas contra la base de Kidal, en el noreste de Malí, según ha informado este viernes la organización a través de un comunicado.
La MINUSMA ha detallado que al menos una decena de obuses de diverso calibre se lanzaron durante el ataque a la base de Kidal y ha subrayado que cinco miembros del personal resultaron levemente heridos y que algunos proyectiles cayeron en los barrios colindantes a la base. Más tarde el ataque continuó fuera del campo, donde tres cascos azules murieron y otros tres trabajadores de la MINUSMA resultaron heridos.
La Misión de las Naciones Unidas en Malí ha condenado "enérgicamente" los ataques que se producen contra su personal, advirtiendo de que pueden dañar también a la población civil, y ha instado a las partes presentes en Kidal a que asuman la responsabilidad de identificar a los responsables y de garantizar la debida aplicación de la justicia.
La MINUSMA sufre frecuentemente ataques desde la reagrupación terrorista surgida de la operación militar francesa en 2013, que los recondujo fuera de las ciudades del noreste de Malí. Diversos grupos armados han ejecutado en los últimos meses varios ataques en Malí, siendo uno de los más graves un atentado suicida ejecutado en enero por Al Murabitún contra una base militar de Gao, en el que murieron al menos 77 soldados y miembros de milicias firmantes del acuerdo de paz de 2015.
La organización recuerda en el comunicado que atacar al personal de Naciones Unidas constituye un crimen de guerra y ha advertido de que todos los involucrados responderán por sus acciones. Por otra parte, la organización ha reafirmado su propósito de proteger a la población y de continuar con el apoyo al proceso de paz en curso.