Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un civil por la explosión de una mina antipersona en el oeste de Túnez

Un civil ha muerto este lunes a causa de la explosión de una mina antipersona en el monte Sammama, ubicado en la provincia tunecina de Kasserine (oeste), según ha informado la agencia estatal de noticias, TAP.
La víctima, un pastor, entró en una zona militar cerrada del monte, sin que por el momento haya detalles sobre cómo lo hizo o quién colocó el artefacto.
La semana pasada, otro pastor resultó herido tras estallar una mina antipersona en el monte Mghila, situado en esta misma provincia, ubicada cerca de la frontera con Argelia.
A mediados de diciembre, dos soldados tunecinos resultaran heridos de gravedad por el estallido de una mina en el monte Chaambi, también en la provincia de Kasserine.
Las autoridades tunecinas han lanzado múltiples operaciones en las provincias fronterizas con Argelia debido a la presencia de milicianos islamistas en la zona, especialmente en la zona del monte Chaambi.
Túnez y Argelia comparten una frontera porosa utilizada habitualmente por contrabandistas y que ha sido usada en los últimos meses para la infiltración de combatientes y armamento.
El país se encuentra bajo estado de emergencia y las fuerzas de seguridad han lanzado numerosas operaciones contra los milicianos islamistas tras los cuatro grandes atentados sufridos por el país el año pasado, entre ellos el del Museo del Bardo de la capital y el cometido en un hotel de la localidad de Susa.
Desde el levantamiento de 2011 contra el presidente Zine el Abidine ben Alí, la democracia tunecina ha sido vista como un modelo para la región, pero los milicianos islamistas son uno de los mayores retos para el nuevo primer ministro, Yusef Chahed, quien asumió el cargo el 5 de septiembre.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha de Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.