Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere el embajador de EEUU en Libia en un ataque con cohetes

Fallecen otros tres miembros del personal de la Embajada

Tras el ataque de ayer a la Embajada en Egipto

Obama ordena reforzar la seguridad en las embajadas de todo el mundo

El presidente promete vengar la muerte del diplomático llevando a los asesinos ante los tribunales 

Romney critica a Obama porque dice que no ha denunciado los ataques

El embajador de Estados Unidos en Libia, Christopher Stevens, y otros tres miembros del personal de la Embajada estadounidense murieron en el ataque con cohetes ocurrido la noche de este martes contra su vehículo en la ciudad de Benghazi, en el este del país, según ha informado un responsable libio. Al parecer, el embajador se dirigía a un lugar más seguro después de que manifestantes atacaran el Consulado en Benghazi en protesta por una película norteamericana que consideraban blasfema con el profeta Mahoma. Por esta misma razón se produjo en la misma jornada el asalto a la Embajada norteamericana en Egipto. El presidente Obama ha ordenado reforzar la seguridad de la legaciones norteamericanas en todo el mundo ya ha prometido vengar la muerte del diplomático llevando a los asesinos ante los tribunales. El candidato republicano, Mitt Romney ha atacado duramente a Obama a quien acusa de no haber condenado públicamente los ataques contra los intereses norteamericanos en el extranjero.
"El embajador en Libia y otros tres miembros del personal murieron por los disparos de cohetes efectuados por hombres armados contra ellos", declaró el responsable a Reuters desde Benghazi. Consultados sobre esta muerte, un empleado de la Embajada se ha limitado a confirmar la muerte de una persona.
Según el responsable libio, el embajador estadounidense se dirigía a un lugar más seguro después de que manifestantes atacaran el Consulado norteamericano en Benghazi y abrieran fuego, matando a un miembro del personal, en protesta por una película norteamericana que consideraban blasfema con el profeta Mahoma.
El responsable ha precisado que el embajador y otros tres miembros del personal murieron cuando hombres armados dispararon cohetes contra su coche. Según esta fuente, la Embajada estadounidense ha enviado un avión militar para transportar los cuerpos a Trípoli para repatriarlos a Estados Unidos.
Hombres armados asaltaron el Consulado en Benghazi anoche, enfrentándose con las fuerzas de seguridad libias, que se retiraron ante los intensos disparos. Los asaltantes dispararon contra los edificios mientras otros lanzaron bombas de fabricación casera contra el recinto, provocando pequeñas explosiones. Además hubo varios incendios.
Asalto a la embajada en Egipto
Este ataque en Libia, se produce tras el asalto de ayer a la Embajada nortemaricana en Egipto. Unas 2.000 personas se concentraron frente a la embajada para protestar contra una película norteamericana que, según sus detractores, insulta al profeta Mahoma, algo que a ojos del Islam es una ofensa.
Una veintena de los asistentes a esta concentración se encaramaron a los muros que rodean la legación y sustituyeron la bandera estadounidense por otra de fondo negro en la que podía leerse "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta". Tras retirarla, los manifestantes quemaron la enseña norteamericana. Finalmente, el Ejército ha intervenido para controlar la situación.
Obama promete justicia
En una comparecencia en la la Casa Blanca, Barack Obama ha condenado enérgicamente el ataque en el que murió este martes en Benghazi, en el este de Libia, el embajador norteamericano en Trípoli, Christopher Stevens, y otros tres miembros de la legación diplomática. También ha prometido trabajar con Libia para presentar ante la justicia a los responsables de la muerte del diplomático.

En los jardines de la Casa Blanca, acompañado por la secretaria de estado, Hillary Clinton, Obama aseguró que trabajaría conjuntamente con las autoridades libias para "llevar ante la justicia a los asesinos que atacaron a nuestro pueblo".
Asimismo, ha ordenado que se destinen todos los recursos necesarios para la seguridad del personal estadounidense en Libia y que se incremente la seguridad en las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo.
Obama ha dejado igualmente claro que Estados Unidos rechaza que se denigren las creencias religiosas pero se opone a la "violencia sin sentido" que se ha cobrado la vida de los cuatro norteamericanos.
"He ordenado a mi administración de destinar todos los recursos necesarios a apoyar la seguridad de nuestro personal en Libia e incrementar la seguridad de nuestros puestos diplomáticos en todo el globo", ha señalado Obama en un comunicado.
"Si bien Estados Unidos rechaza los esfuerzos para denigrar las creencias religiosas de otros, debemos oponernos de forma inequívoca al tipo de violencia sin sentido que se cobró la vida de estos funcionarios públicos", ha remachado.
Partidarios de Gadafi
El viceministro del Interior libio, Wani al Sharif, ha acusado este miércoles a partidarios del derrocado dirigente libio Muamar Gadafi de perpetrar el ataque en el que murió ayer el embajador estadounidense.
En rueda de prensa en Benghazi, Al Sharif ha precisado que los asaltantes emplearon granadas propulsadas por cohetes. "Había RPG (...) lo que demuestra que había fuerzas que estaban explotando (esta situación). Son remanentes del antiguo régimen", ha señalado en rueda de prensa retransmitida por Al Yazira.
El responsable ha sugerido que los asaltantes podrían haber actuado en venganza por la extradición desde Mauritania este mes del exjefe de Inteligencia de Gadafi Abdulá al Senussi.
Poco antes, el viceprimer ministro libio, Mustafa Abu Shagour, ha confirmado que el embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, murió en un ataque en la ciudad de Benghazi y ha condenado lo ocurrido.
Duro ataque de Romney
A menos de dos meses para las elecciones presidenciales de noviembre, el candidato republicano, Mitt Romney, ha criticado duramente la respuesta del presidente del país, Barack Obama, a los asaltos de las representaciones diplomáticas norteamericanas en Egipto y Libia.
"Estoy indignado por los ataques a las misiones diplomáticas norteamericanas en Libia y en Egipto y por la muerte de un trabajador del consulado de Estados Unidos en Benghazi", declaró Romney en un comunicado.
"Es vergonzoso que la primera respuesta del Gobierno de Obama no haya sido de condena a los ataques a nuestras misiones diplomáticas, sino de solidaridad con los que lanzaron los ataques", añadió.