Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales destituye a los responsables públicos de Agua y encarga un nuevo plan para abordar la sequía

Morales, que ha pedido disculpas a la población de La Paz, ha señalado que la destitución de los responsables de la gestión del agua no alertaron de la falta de líquido.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha destituido este miércoles al gerente de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) y al director de la Autoridad de Fiscalización del Agua y ha encargado a un equipo renovado que elaboren un plan para solucionar el problema de sequía que afecta al país.
"Quiero decirles que lamentablemente desde la Autoridad de Fiscalización de Agua y Gerencia de EPSAS nunca nos han alertado" de la ausencia de agua, ha explicado el mandatario, según declaraciones recogidas por la Agencia Boliviana de Información (ABI).
"No echo la culpa, somos culpables", ha añadido. Bolivia vive la peor sequía en 25 años, y los racionamientos de agua en La Paz han afectado a cerca de 350.000 personas.
"Lo lamento mucho", ha afirmado el mandatario, quien ha explicado que la racionalización de agua es una medida que el pueblo comprende, siempre y cuando sepa que hay un problema. "Si no han advertido, cómo voy a planificar", ha lamentado.
El mandatario ha explicado que tras realizar un vuelo sobre las lagunas, ha podido comprobar que están "vacías", por lo que el Gobierno se enfrenta a "serios problemas". Así, para tratar de contrarrestarlos, Morales ha nombrado un nuevo equipo técnico para solucionar el problema de manera estructural.
Cerca de un centenar de barrios de La Paz sufren problemas de suministro de agua desde hace unos diez días, provocado por el bajo nivel de las presas.