Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales reivindica los derechos de Bolivia después de que Chile admita la canalización del Silala

El presidente boliviano, Evo Morales, ha afirmado este lunes que no hay duda acerca de los derechos de Bolivia sobre el río Silala, después de que un miembro del Ministerio de Exteriores de Chile reconociera que se han construido canales para desviar su cauce.
"Si un funcionario de la Cancillería chilena admite la canalización de nuestros manantiales del Silala ¿Hay alguna duda sobre nuestros derechos?", ha planteado el líder indígena a través de su cuenta oficial de Twitter.
Alejandro Ahumada, experto geógrafo de la Dirección de Fronteras y Límites de Chile, admitió en una entrevista concedida el domingo a CNN que "las aguas fueron encauzadas en alguna oportunidad para su mejor aprovechamiento".
No obstante, recalcó que "esas canalizaciones, esos encauzamientos, no impactan negativamente en el curso" del Silala porque "hace varios años que no están siendo operadas", de modo que ahora "el río escurre naturalmente".
Sus declaraciones han sido del todo inesperadas porque las hizo después de visitar la región fronteriza junto a un grupo de diputados, precisamente, para constatar que Chile no hace un aprovechamiento ilícito de las aguas del Silala.
Morales invitó la semana pasada a su homóloga, Michelle Bachelet, y a su ministro de Exteriores, Heraldo Muñoz, a visitar personalmente el Silala, "no verlo solo desde la frontera". El jefe de la diplomacia chilena ha contestado que lo hará "más adelante".
NUEVO FRENTE
El presidente boliviano amenazó el pasado mes de marzo a Chile con emprender acciones legales por lo que ha considerado un "uso abusivo y arbitrario" de las aguas del Silala sin que Santiago compense por ello "ni un centavo" a La Paz.
El Silala es un río que nace en Bolivia y recorre Chile hasta verter al océano Pacífico, a cuya cuenca hidrográfica pertenece. La Paz denuncia que su vecino ha desviado las aguas a través de una conducción artificial, mientras que Santiago sostiene que es un cauce natural.
"Siendo Chile y Bolivia países ribereños, el río Silala es un recurso compartido, donde ambas naciones tienen derecho a usar sus aguas de manera razonable y equitativa, según lo establece el Derecho Internacional", esgrime La Moneda.
La Paz y Santiago ya están enfrentados en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la demanda presentada por el Gobierno de Morales en 2013 para obligar a Chile a que negocie la salida al Pacífico que los bolivianos perdieron en una guerra del siglo XIX.