Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía registra viviendas de la hermana y un amigo del autor del tiroteo del Thalys

La Policía belga ha registrado las viviendas de la hermana y de un amigo del autor del tiroteo frustrado el pasado viernes en el Thalys entre Amsterdam y París en Bruselas para investigar los lugares donde potencialmente se alojó semanas o días antes del incidente, según ha avanzado el diario 'La Derniere Heure'.

La Policía belga, que llevó a cabo sendos registros este lunes en el barrio bruselense de Molenbeek, conocido por ser un foco islamista, no practicó ninguna detención ni interrogatorios aunque sí se confiscaron varios objetos para su investigación.
"Dos inspecciones han sido realizadas ayer por la tarde en el marco del caso antiterrorista de la Fiscalía relativa al atentado perpetrado en el tren Thalys el viernes 21 de agosto", ha confirmado el portavoz de la Fiscalía, Eric Van Der Sypt.
"Ambos registros han tenido lugar en Molenbeek-Saint-Jean y se enmarcan en la investigación sobre los lugares de alojamiento eventuales del sospechoso", el marroquí Ayub el Khazzani, ha apostillado, al tiempo que ha confirmado que no se practiraron detenciones ni interrogatorios pero sí se confiscaron "algunos objetos" para "examinarlos en más detalle".
La Fiscalía belga ha abierto una investigación para determinar si el autor del ataque frustrado en el Thalys, que subió al tren en la estación bruselense de Midi armado con un cúter, una pistola y un fusil AK-47, contó con algún cómplice, al menos para adquirir las armas, y si éste mantenía vínculos con el entorno yihadista en Bélgica, según informaron este lunes varios medios flamencos.
El ministro de Justicia belga, Koen Geens, reconoció el pasado fin de semana el problema de las armas ilegales en el territorio. "Es evidente que hay demasiados kalashnikov ilegales y desmilitarizados que llegan a Bélgica procedentes de Europa del Este", aseguró.
La Policía belga confiscó 5.101 armas de fuego ilegales en 2014 en el país, menos que las 7.103 en 2010, cuando se registró el récord, según 'La Derniere Heure'.