Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Misión de la ONU en Colombia cesa a cuatro observadores tras el baile con las FARC

La Misión de la ONU en Colombia ha anunciado este viernes que ha optado por "separar de su servicio" a cuatro de los integrantes de la misma después del polémico vídeo en el que se veía a observadores de Naciones Unidas bailando con guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante la celebración de la Nochevieja.
Según ha explicado en un comunicado, tras llevar a cabo una investigación sobre los hechos, ocurridos en uno de los puntos de preagrupamiento de los guerrilleros de cara a su desmovilización en virtud del acuerdo de paz, "la Misión de la ONU en Colombia ha tomado la decisión de separar de su servicio a tres observadores presentes en la ocasión y a su supervisor directo".
Por otra parte, la Misión, que ya había criticado el lunes la actitud de los observadores, ha aprovechado para reiterar "su determinación de verificar con total imparcialidad los compromisos de las partes sobre el cese al fuego y de hostilidades y la dejación de armas".
La decisión se produce después de que el jueves la representante permanente de Colombia ante Naciones Unidas, María Emma Mejía, solicitara al organismo que adoptara los "correctivos" necesarios contra los observadores filmados bailando con guerrilleros.
En una misiva, el Ejecutivo de Juan Manuel Santos expresó su "gran preocupación y sorpresa (...) por la conducta de algunos observadores". "Deseo señalar igualmente que este tipo de comportamiento desvirtúa el profesionalismo y neutralidad que debe caracterizar, en todo momento, al equipo que hace parte del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de las Armas, en cumplimiento del mandato de la Misión Política encomendada por el Consejo de Seguridad", indicó la embajadora en su carta.
En el texto, la diplomática dijo que "agradecerá" a la ONU que "adopte los correctivos necesarios a fin de que este tipo de situaciones no vuelvan a presentarse, y evitar así que se ponga en tela de juicio la confianza y el prestigio de las Naciones Unidas".
Por su parte, las FARC han tratado de quitar hierro al asunto, después de que su líder, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', aplaudiera que guerrilleros, militares y personal de la ONU reciban 2017 "sin el rigor de la guerra".