Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Minnesota lleva a la Cámara de Representantes a la primera mujer de origen somalí en la historia de EEUU

Ilhan Omar, de 34 años, ha hecho historia no sólo en el estado de Minnesota sino en todo Estados Unidos, al convertirse este martes en la primera legisladora de nacionalidad estadounidense-somalí en acceder a la Cámara de Representantes.
Omar, que vivió una guerra civil en su Somalia natal para pasar después por un campamento de refugiados en Kenia, sólo se enfrentaba a la oposición republicana en un distrito en el que el partido Demócrata-Campesino-Laborista (DFL, por sus siglas en inglés), al que pertenece, tiene un gran peso.
"ES el principio de algo nuevo", ha asegurado Omar, según recoge el diario local 'Star Tribune'. "Este distrito tiene el legado de haber hecho historia. Estoy emocionada por nuestros valores progresistas y por haber sido capaz de llegar al Capitolio a representar a la gente diversa de mi distrito, y por ser una campeona con ellos y para ellos", ha señalado.
El pasado mes de agosto, Omar derrotó a Phyllis Kahn y a Mohamud Noor en las primarias de su partido para la nominación a la Cámara de Minnesota por el distrito 60B, y ya se esperaba su victoria este martes, 8 de noviembre, dada la demografía del distrito.
Precisamente contra este distrito se pronunció el que previsiblemente se convertirá en presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien en un mitin el pasado domingo reiteró su postura de bloquear el programa de asentamiento de refugiados en el país, dirigiéndose en especial a la comunidad somalí del estado.
"Aquí en Minnesota habéis visto de primera mano los problemas causados por la llegada de grandes cantidades de refugiados somalíes entrando en el estado, sin vuestro conocimiento, apoyo o aprobación", afirmó el republicano. "Ya habéis sufrido bastante", señaló.
Ahora Omar, que viste orgullosa su 'hijab', se ha visto rápidamente empujada al liderazgo de un DFL que ha emergido rápidamente hasta convertirse en una coalición más joven, más urbana y racial y étnicamente más diversa que cualquiera en su historia.
ESPECULACIONES SOBRE FRAUDE
A pesar de haber logrado llegar a la Cámara de Representantes, Omar tuvo que enfrentarse, apenas unos días antes de su victoria en las elecciones primarias, a las especulaciones en torno a su situación civil, ya que a pesar de que vive con el padre de sus tres hijos está casada con otro hombre, del que se está divorciando.
Varios portales en Internet, vinculados a los conservadores, la acusaron de haberse casado con su propio hermano, cometiendo así un fraude migratorio. Si bien se negó a hacer declaraciones, Omar negó estas acusaciones a través de comunicados.
Ahora, tras llegar a la Cámara, ha señalado que estas acusaciones fueron una estrategia política por parte de los conservadores que trataban de impedir su progreso, si bien ella sostiene que ha respondido "a todas las preguntas, principalmente rumores".
Omar, que también es directora de políticas en la Red de Mujeres que organizan a Mujeres --un grupo que busca impulsar a mujeres de África del este a alcanzar cierto liderazgo civil--, cuenta con un importante historuial como organizadora y líder de una colición multirracial en la que los progresistas del estado están incluidos.
Emigrada desde Somalia cuando era una niña que sabía apenas unas pocas palabras en inglés, Omar sostiene que su victoria es una muestra de que ella puede romper barres. "La gente se está empezando a ver a sí misma como parte de una comunidad", ha remachado.