Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ministerio de Defensa de Colombia refuerza la seguridad en Chocó tras el secuestro de ocho trabajadores

El Ministerio de Defensa de Colombia ha anunciado este lunes un despliegue de un nuevo contingente formado por medio millar de soldados para el departamento del Chocó, donde este fin de semana fueron secuestrados ocho jóvenes en un acto que el Gobierno ha atribuido al Ejército de Liberación Nacional (ELN).
El ministro, Luis Carlos Villegas, ha explicado que el propio presidente, Juan Manuel Santos, "ha ordenado dar refuerzos en materia de Fuerza Pública para el Chocó", una decisión que se ha tomado tras el Consejo de Seguridad que se ha desarrollado en el municipio de Nóvita con relación al secuestro de estas ocho personas.
"Recordemos que aquí están, además del batallón en Quibdó, una brigada, un batallón de servicios y la Fuerza de Tarea Titán, que ha sido reforzada con la presencia de la Infantería de Marina de la Armada Nacional, para desplegarse sobre los ríos Atrato, Baudó y San Juan", ha indicado el ministro.
Asimismo, Villegas ha anunciado el refuerzo del 'Plan Meteoro' --una iniciativa militar para garantizar la seguridad en las carreteras del país-- sobre la vía que une Quibdó con Medellín, donde se ha llevado a cabo la desmovilización de tres guerrilleros del ELN en las últimas horas.
"A partir de la fecha se irán trasladando paulatinamente 500 hombres más del Ejército desde la Séptima División, y por parte de la Policía, que hoy tiene 1.900 efectivos iremos sumándole Gaula, con 28 hombres, y 30 carabineros más de manera permanente para que hagan patrullaje no solo en Quibdó, sino en los municipios ribereños", ha gregado Villegas.
También han decidido desplegar un helicóptero Arpía para localizar a los secuestrados, tarea para la cual también se utilizarán seis botes adicionales y tres barcos de la Armada.
Por último, ha señalado que el Ejército está presionando al ELN para que los liberen. "Vamos con todos los recursos para poner en libertad a esos muchachos. Y que sean las autoridades judiciales quienes decidan si el comportamiento de las personas es aceptable o no y no el ELN", ha indicado.
El secuestro tuvo lugar el domingo en un caserío cercano al municipio de Nóvita, donde los rebeldes armados con fusiles irrumpieron en el edificio y se llevaron a ocho trabajadores. Luego, les obligaron a montar en una embarcación donde les trasladaron río abajo, según un portavoz del Ejército colombiano.
El ELN y el Gobierno de Juan Manuel Santos comenzaron el 7 de febrero en Quito unas negociaciones de paz, tras casi un año de retraso provocado por la negativa de la segunda guerrilla de Colombia a entregar a todos los rehenes que tenía en su poder.
El diálogo de paz se desarrolla en medio de la confrontación, por lo que el grupo guerrillero mantiene sus ataques contra la infraestructura petrolera y las Fuerzas Armadas colombianas, que a su vez continúan en su ofensiva militar contra los rebeldes.
El ELN, acusado de secuestros, asesinatos y de extorsiones a multinacionales petroleras y mineras --a las que acusa de apoderarse de los recursos naturales del país-- cuenta con unos 2.000 combatientes y surgió en 1964 con el apoyo de sacerdotes católicos, inspirado en la revolución cubana.
Santos ha apostado todo su capital político a lograr la paz para acabar con el conflicto armado. Los esfuerzos del mandatario fueron reconocidos con el Premio Nobel de la Paz por el acuerdo de que logró el año pasado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el principal grupo guerrillero del país.