Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de brasileños reclaman en Brasilia la salida de Temer y elecciones anticipadas

Miles de personas se han sumado este miércoles a una manifestación en las calles de Brasilia para reclamar la celebración de elecciones anticipadas y la dimisión del actual presidente, Michel Temer, investigado por el Tribunal Supremo después de que saliese a la luz una grabación en la que supuestamente pacta un soborno.
Unas 25.000 personas --según las autoridades-- han participado en estas protestas, que han tenido como epicentro una marcha hacia el Congreso. Sindicatos y movimientos sociales habían llamado a la ciudadanía a salir a la calle para quejarse de las reformas que quiere impulsar el Gobierno y reclamar "elecciones generales ya", como rezaba una de la pancartas.
La marcha ciudadana ha sido interceptada por la Policía Federal cerca del perímetro que se había erigido para proteger tanto la sede parlamentaria como el Palacio Presidencial y el Tribunal Supremo. Los agentes han lanzado gases lacrimógenos para responder a supuestos actos de vandalismo.
"El gas duele, pero duele mucho más perder derechos", ha lamentado un manifestante citado por el periódico 'O Globo'. Los medios locales también han informado de varios detenidos en el marco de estos enfrentamientos.
En el interior del Parlamento, los legisladores se han reunido para hablar de una eventual transición si Temer renuncia o es destituido por los escándalos. Si eso ocurre --el presidente ha dicho que no dimitirá--, el Congreso tendría 30 días para elegir a un sucesor que lidere al país hasta las elecciones de 2018.
El mandatario se encuentra en el punto de mira del Tribunal Supremo después de que la semana pasada saliese a la luz una grabación en la que presuntamente compraba el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha tras su detención. Temer alega que el documento ha sido editado y niega cualquier irregularidad.