Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mata a su marido, lo descuartiza y esparce los restos por México D.F.

Mató a su marido, lo descuartiza y esparce los restos por la ciudadcuatro.com

Una mujer es acusada de matar a su marido, descuartizarlo con una sierra eléctrica y después esparcir sus restos por México D.F. (México). María Alejandra Lafuente envió mensajes desde el móvil de su marido a la familia para que creyeran que estaba vivo y no denunciaran la desaparición. Se hizo pasar por enferma mental y se internó en un psiquiátrico gracias a sus contactos para evitar ser enjuiciada. La justicia mexicana ha imputado a Lafuente por el asesinato de su marido.

María Alejandra Lafuente está imputada por supuestamente matar a su marido, descuartizarlo con una sierra eléctrica y después esparcir sus restos por México D.F. (México). María, psicóloga de profesión, ha sido imputada por la Procuraduría General de Justicia de la ciudad de México, acusada de asesinar a su marido, Allan Carrera Cuellar, tal y como recoge el diario Clarín.
El pasado 6 de noviembre se encontró el torso sin extremidades del hombre en colonia Roma, uno de los barrios de la capital mexicana. Ese mismo día se hallaron en Tlalpan las extremidades sin pies ni manos introducidas en bolsas de plástico. La cabeza y las manos de la víctima fueron encontradas en el domicilio de la pareja en colonia Tepepan, además de la sierra eléctrica que habría utilizado para descuartizar a Carrera Cuellar.
Lafuente declaró como testigo durante el juicio, pero acabó por contradecirse al descubrirse que estaba enviando mensajes desde el móvil del difunto a su familia, para que estos reyeran que continuaba con vida y no denunciaran su desaparición. La acusada se hizo pasar por enferma mental y se internó en un psiquiátrico, gracias a sus contactos, con el fin de dificultar la investigación. Tras las pruebas obtenidos por parte de la Policía Lafuente ha sido imputada a pesar de las trabas.