Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel defiende que "los muros no ayudan a resolver la migración ilegal" durante su visita a México

La canciller alemana, Angela Merkel, ha defendido este sábado en Ciudad de México, durante el segundo día de su visita oficial, que la construcción de muros no ayudará a resolver los problemas migratorios de ningún país.
Durante su participación en un foro empresarial junto al presidente Enrique Peña Nieto, la líder alemana ha señalado que la migración "es un enorme reto" que no se resolverá "reforzando las fronteras", sino centrándose en resolver los problemas que empujan a los migrantes a abandonar sus países. "La construcción de muros no va ayudar. Hay que dar una nueva perspectiva y centrarnos en las causas de su movilización", ha defendido Merkel.
Merkel ha explicado que Europa y México enfrentan retos similares en cuanto a migración, unos con el tema de los refugiados sirios y migrantes que llegan desde África, y otros con los extranjeros provenientes de Centroamérica.
La canciller ha recordado que es importante reconocer que los migrantes, la gran mayoría jóvenes, salen de sus países al "no encontrar perspectivas" o empujados por la violencia que viven, generada en algunos casos por grupos criminales.
"Hay que hablar con los gobiernos afectados para que puedan brindar perspectivas a sus jóvenes. También tenemos que luchar contra las bandas criminales, que muchas veces están ligadas al crimen organizado", ha añadido Merkel.
México se enfrenta a la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de construir un muro en la frontera para evitar el paso de inmigrantes ilegales y a la promesa de hacer pagar el coste de su construcción al Gobierno mexicano. Por su parte, México ya ha rechazado financiar esa muralla, que abarcaría los más de 3.000 kilómetros de frontera que comparte con Estados Unidos, y la ha criticado en reiteradas ocasiones.