Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jorge Mendes, José Mourinho y Mezut Özil también implicados en los ‘Football Leaks’

Jorge Mendes y muchos de sus representados, como José Mourinho, habrían empleado el mismo método que Cristiano Ronaldo para ocultar los beneficios de sus derechos de imagen. Además, el exmadridista Mezut Özil tampoco habría pagado los impuestos durante sus dos temporadas en el Real Madrid. Así lo refleja el diario El Mundo como miembro de la red europea EIC, a partir de la investigación de los documentos de Football Leaks obtenidos por la revista alemana Der Spiegel.

El representante Jorge Mendes parece ser el artífice del entramado que Cristiano Ronaldo ha seguido para eludir a Hacienda. Pero tal y como informa El Mundo, la investigación llevada a cabo por el Consorcio de medios ha descubierto que, además del astro portugués, otros jugadores como Ricardo Carvalho, Fabio Coentrao, Pepe, James Rodríguez y Radamel Falcao, gestionan sus derechos de imagen de manera similar. Mendes y sus socios llevan desde 2004 realizando un complejo procedimiento para ocultar los beneficios de los representados y asegurarse los propios.
Además, se ha conocido que el entrenador José Mourinho, también representado por Jorge Mendes, no declaró ningún derecho de imagen durante los años que estuvo en el Real Madrid. El portugués utilizó un conglomerado societario que arranca en las Islas Vírgenes y acaba en Nueva Zelanda, donde un fideicomiso a nombre de su mujer y sus hijos es el beneficiario de todas las ganancias provenientes de los derechos publicitarios.
Fuera del abrigo de Mendes, el exmadridista Mezut Özil empleó otro método mediante el que no pagó a Hacienda durante las dos temporadas que estuvo en el Real Madrid. El alemán ocultó ingresos en concepto de derechos de imagen y los pagos de los clubes a los representantes de los jugadores, cuando, según Hacienda, deberían ser los futbolistas quienes pagasen directamente a sus agentes, con la carga correspondiente al IRPF. 
Hacienda abrió una investigación en 2014 que acabó con una multa de tres millones de euros por no haber tributado los ingresos que el club realizaba a sus agentes, pero fue exonerado de otra sanción por ocultar durante años sus ingresos por derechos de imagen.